Translate

21 oct. 2013

Encuesta

Directioners que seguís la novela "Algún día"
Os agradecería que contestarais a las siguientes preguntas, es importante.
Si tuvierais a los chicos de One direction delante...
-¿Cómo te sentirias?
-¿Qué harias?
-¿Que les dirias?
Contestadme por twitter @algundiaoficial
Gracias por colaborar y por leer la novela. Tú opinión es muy importante.

Capítulo 55 Misión cumplida

El corazón le latía con fuerza. Del bus bajaba y bajaba gente, pero sus ojos buscaban a una chica en especial. Había compartido mucho con ella desde mucho antes de que todo empezara. Era prácticamente como su hermana pequeña, pero no la conocía en persona.
Entonces vieron bajar a Rosa, Suki y a Marta. Ellas tres llevaban desde el principio en el grupo, y Rosa era la Administradora. Sin tan apenas darles tiempo para coger sus mochilas, todas se abalanzaron sobre ellas y las llenaron de achuchones y besos y el ruido de sus gritos cada vez era más ensordecedor.
Justo después de ellas tres, bajaron Isabel y Samuel. A Marta se le dibujó una sonrisa de oreja a oreja cuando los vio. Por fin podía conocerla. Fue a recibirlos con un caluroso abrazo, primero a Samuel, el cual la saludó con una de sus típicas tonterías que siempre la hacían reír, y después a Isabel, a la cual abrazó con más fuerza.
-¡PEKEEEEE!- gritó mientras la abrazaba levantándola del suelo.
-¡MARTUKII!-le respondió ella sonriendo. Ambas se quedaron mirando después del abrazo sin creerse que se hubieran conocido.
-¿Recuerdas lo que te dije que haría cuando te conociera?-le preguntó Marta soltando risitas. Isa rio al recordar a lo que ella se refería y acto seguido se subió a la espalda de Marta, la cual la agarró por detrás de las rodillas.
-¡Qué loca!
-Sí.-rieron.- y te dije que relincharía y todo, que tonterías.
Pero todas esas tonterías tenían mucho valor en aquel momento. Detrás de cada tontería había meses y meses de charlas a través de redes sociales, muchos meses con la espera de que algún día llegara ese día.
Tras muchos momentos de emoción, bajaron las que venían en el otro bus. Sarita, Carla y Andrea. Hubo otra ola de felicidad. Muchos besos, muchos abrazos, muchas fotos y alguna que otra lágrima de emoción.
-No me creo que esté aquí…-dijo Sarita emocionada.- Mis reinas fermosas… Os “hamo” millones.
Todos hicieron una piña y se dieron un abrazo colectivo, pero aún faltaba Andrés. Sólo uno y podrían darles la sorpresa.
Conversaron y se contaron sus vidas, aunque prácticamente se conocían bastante bien, hasta que escucharon el claxon de un coche. Tenía que ser él. Todos se volvieron para mirar de dónde venía y vieron salir a un chico alto y de ojos azules de un coche con una mochila en el hombro.
-¡ANDREEEEEW!-gritó Alex dirigiéndose a él, corriendo, sin darle tiempo a llegar junto al resto del grupo. Como con los demás, se saludaron, se abrazaron y se hicieron más fotos.
-Hey, chicos, una foto grupal.-dijo Viki, buscando a algún guiri que estuviera bueno para que les hiciera la foto. Todos reímos cuando se dirigió a un islandés.- Can you take a photo?
Todos posaron haciendo tonterías para la foto, sabían que iba a ser el ícono del grupo.
-Thanks you-agradecieron al chico.
Que emoción. Todos se pusieron alrededor de Viki para ver la foto. La verdad es que estaba genial.

Pasados unos minutos…
-¿Qué queréis hacer ahora que estamos todos?-preguntó Andrea.
-Esperad, chicos. –empezó Marta. Todos se volvieron hacia ella.- Antes de ir a algún lado… Alex y yo queríamos daros una sorpresa.-anunció. Todos empezaron a cuchichear.
-Por favor, escuchadme un momento.-dijo Alejandra poniendo un poco de orden. Todos se callaron y prestaron atención a sus palabras.- Veréis, la sorpresa, es buena, pero necesito que todos mantengáis la calma.
Joana se acercó a Marta y le susurró al oído.
-Anda pardi, hazme un adelanto de lo que es la sorpresa.- sonrió picarona. Marta se volvió hacia ella.
-Eso, eso.-dijo Paula, que la había escuchado.
-Os puedo adelantar que la sorpresa os va a gustar… y mucho.-sonrió.- Disculpadme un momento.-y dicho eso se alejó un poco del grupo y llamó a Liam.
Un toque… dos toques…

Mientras en la Volkswagen T2…
No dejaba de mirar por la ventana, y de la ventana  a su móvil, esperando que de un momento a otro empezara a sonar. Éste empezó a hacerlo y en la pantalla apareció su nombre y una imagen. En la foto aparecían Marta y él, era del día en que empezaron a salir. Ella sostenía una margarita en la mano mientras le besaba en la mejilla. Sonrió y descolgó el teléfono.
Conversación telefónica:
-¿Ya?-preguntó.
-Están muy nerviosos, pero creo que todo está preparado.-informó ella. Echó un vistazo al grupo, todos la miraban.- Joder, que miedo, me siento observada.
-¿Por qué?, ¿Qué ocurre?-preguntó él mirando por la ventana para asegurarse de que su novia estaba bien.
-Nada grave… todos me están mirando.-rió.-están impacientes. Va, salid, despacio.
-Está bien… nos vemos ahora… Te quiero.-se despidió.
-Y yo a ti.
Fin de la conversación telefónica
Colgó y miró al resto.
-Chicos, es el momento.-anunció.
Todos salieron del vehículo y Louis cerró la furgoneta, luego volvió al lado de Paula, le pasó un brazo sobre el hombro, la acercó a él y la besó.
-Iremos nosotras delante.-dijo Ana. Zayn la cogió del antebrazo. Ella se volvió.
-Ten cuidado.-le dijo. Ella rio.
-¿Por qué? Ten cuidado tú, tú eres el famoso al que quieren violar.-bromeó. Zayn puso los ojos en blanco y ambos se sonrieron.

Mientras en la playa…
Los buscaba con la mirada, nerviosa e impaciente. De pronto vio aparecer a las chicas y pensó en que había sido una gran idea que fueran ellas delante, así los chicos no quedarían tan visibles.
Alejandra los miró e intercambió una mirada con su hermana, luego se dirigió al resto del grupo, haciendo que éste se quedara de espaldas a ellos.
-¡Chicos!-los llamó.- Prometedme que no os alteraréis.
-¿Alterarnos por qué?-preguntó Gabi desconcertada.
Marta le hizo una señal a su hermana para que indicara al grupo que se girasen. Ella afirmó.
-Por ellos.-contestó. Todos se dieron la vuelta, y de pronto fue como si se hubieran quedado mudos o les hubiera dado un paro cardíaco, todos estaban con la boca abierta, sin creérselo.

-Definitivamente la misión se había cumplido favorablemente. Las chicas llegaron al lado de Alex y Marta y sonrieron. Las gemelas se miraron y se dedicaron una sonrisa satisfactoria.


Realmente, ojalá se pudiera cumplir el sueño de las personas así, jajaja. Ojalá un día os pueda conocer a cada uno de vosotros. Gracias por ayudar a conseguir mi sueño.

Marta

20 oct. 2013

Capitulo 54 Viaje a una ilusión

En el coche…

Miraba todo el rato por la ventana, y le parecía que el tiempo no avanzaba. Tenía muchísimas ganas de conocer y de abrazar a esas personas con las que ya había compartido muchos meses a través de un grupo de WhatsApp, y la emoción del momento se estaba apoderando de su ser.
Había tenido el placer de conocer a algunas de ellas por coincidencias, pero deseaba con todas sus fuerzas poder abrazar a las que, de un modo u otro, ya formaban parte de una gran familia: la familia Directioner.
Las dos hermanas se miraron y se sonrieron. Estaban impacientes por ver las caras de sorpresa que pondrían cuando aparecieran los chicos.
-Exactamente… ¿cuál es vuestro plan?-preguntó Harry tras unos minutos silenciosos, apoyando el codo sobre una pierna y con la mano en la barbilla. Marta se incorporó.
-Exactamente, la idea es poder conocer a todos los miembros del grupo que tenemos en WhatsApp de directioners, y el extra sorpresa, sois vosotros. Ellos no sabrán que estaréis ahí. Imaginaos las caras que pondrán cuando os vean aparecer…- explicó Marta. Sonrió.- ¡Wow! Va a ser increíble… ya verás las caras que ponen.
-No se imaginan lo que les espera.-rio Alejandra.
Rieron un rato, imaginando la situación. Acabaron las risas con un suspiro y fue entonces cuando Zayn, añadió:
-¿No serán peligrosos, no?-el resto lo miraron con los ojos como platos y no tardaron en estallar a carcajadas.
-Por favor, Zayn, no son más que un grupo de chicas eufóricas y chillonas, lo único que podría pasar es que se os echaran encima.- rio Ana.
-Que graciosa.-le dijo Zayn.
-… y de chicos.-añadieron Marta y Alejandra al unísono.
-Por favor, como si no hubiéramos vivido casos parecidos.-dijo Louis pensativo.
Todos rieron.
-¿Recuerdas cuando nos conocisteis?-le dijo Liam a Marta.
-Estuvo a punto de darme un paro cardíaco, así que menos risitas pillín.-le dijo Marta pellizcándole la mejilla.
-Sí, jaja, nosotras estábamos sentadas allí en la plaza, hablando tan tranquilamente con…-dijo Alex, a la cual la sonrisa se le iba apagando al recordar, entonces, a Vero. Todos se quedaron en silencio, como si de repente no existiera el sonido. Sin poder evitarlo, todos miraron a Harry, el cual estaba con la cabeza baja y la mirada perdida.
-Fue un gran día.-añadió sin apartar la mirada  de dónde fuera que estuviera mirando. Adela lo abrazó.- No pasa nada, eso es pasado… ya pasó hace tiempo, algún día habrá que olvidarlo.-mintió. Levantó la cabeza y sonrió con los ojos llorosos.- Aun así, fue el mejor día de mi vida.- añadió algo más sonriente, recordando la felicidad de aquel día.
-Y hoy será un gran día para esas personas que os quieren conocer y lo van a  hacer.-dijo Marta cambiando de tema.- Hoy serán todos más felices y será todo gracias a mua.
-Es mentira, fue gracias a mí, yo tuve la idea.-dijo Alex poniéndose de brazos cruzados.
-No os flipes.-dijo Louis desde el asiento del piloto. Todos rieron y las gemelas lo miraron con los ojos entrecerrados.
-Calla, Tomlinson, era mi momento.-dijeron ambas a la vez.
-Que miedo.-dijo Elbe agarrándose a los asientos.
-Intentaremos que no se os tiren encima.-dijo Alex tras las carcajadas.- Que tú eres mío, Horan.-añadió mirando a Niall, el cual sonrió y soltó una risita. Ella le dio un beso apretado.
-Debemos de estar llegando, ¿verdad, Louis?-dijo Paula.
-Ahá.-afirmó Louis tras ver un cartel que informaba que quedaban pocos kilómetros para llegar a Peñíscola.
-Que nervios.-dijo Marta frotándose las manos.
-¿Qué hacemos cuando lleguemos?-preguntó Louis. Marta se inclinó hacia delante para hablar mejor con él.
-Vamos a la plaza de la constitución y aparcamos en algún lugar. Nosotras saldremos y vosotros os quedáis aquí hasta que os avisemos, ¿vale?- explicó. Louis la miró.
-Vale.-sonrió y Marta le alborotó el pelo.
Alejandra sacó el móvil de su bolsillo y miró el WhatsApp. Todos los mensajes del grupo decían prácticamente lo mismo: “Que nervios”, “Que ganas”, “Ya estoy aquí” o “estoy de camino”. Ella tecleó algo y acto seguido se guardó el aparato de nuevo. Miró por la ventanilla y distinguió los edificios y el castillo de Peñíscola.
La plaza de la Constitución, se encontraba al final de la carretera de la Estación, en la parte sur.
-Hemos llegado.-anunció Louis aparcando.
-¡Dios! Están ahí.-dijo Marta que había reconocido a un grupo de chicas.- Aparca en algún lugar más oculto, nos verán.-añadió con nerviosismo.
-No nos verán.-dijo Liam.- Bajad por la otra puerta, y recuerda, avísanos.-le dijo señalando el móvil.
-Descuida.-y acto seguido se besaron. Niall y Alex hicieron lo mismo.
-¿Nosotras salimos?-preguntó Paula, a lo que ya no obtuvo respuesta, pues habían cerrado la puerta.- Bien pues, observaremos por la ventana.
-No sé si me gustaría estar ahí fuera.-dijo Adela.
-Y mucho menos cuando éstos salgan… ¿habéis traído tapones?-preguntó Ana.
-Eres una exagerada.-le dijo Zayn, y ella le hizo la burla.

Una vez fuera del automóvil…

Marta y Alejandra se iban acercando lentamente, sin hacer ruido y con una sonrisa enorme en sus caras.
-¡¡AAAAAAAAAAHHHHH!!-gritaron el resto de chicas cuando las vieron, y fueron corriendo a abrazarse. Entre las que estaban allí se encontraban Teresa, Victoria, Luna, María, Paula, Neus, Joana, Lorena, Laura, Rocio, Carmen, Andrea, Ezti, Elena, Helen, Gabi, Irune, Kris, Lucia, Sara y Xènia. Estuvieron rato abrazándose, gritando como locas y haciéndose fotos, ninguna se lo creía.
-¿Y Andrés?-preguntó Alex al notar la ausencia de uno de los únicos Directioners Boys del grupo.
-Está llegando, no tenía un bus que le saliera antes.-anunció Viki.- Y Suki, Rosa, Marta, Isabel, Maria, Mariu, Samu y el resto de Murcia están llegando. Van todos en el mismo bus.
-Y Sarita, Carla y Andrea también están llegando.- informó Teresa con el móvil en las manos.
-¡Que ganas tengo de ver al resto!-dijo Marta eufórica, y miró a Alex sonriente. Que felicidad se respiraba.
-¡ESTE VA A SER EL MEJOR DÍA DE MI VIDA!-gritó Paula, que está muy loca.
-Ya lo creo.-dijo Alex con sonrisa picarona y echó un breve vistazo hacia la Volkswagen T2.
Entonces vieron aparecer un par de buses más.
-¡Que nervios!-exclamó Joana.- Esos deben de ser los buses, chicas, que emoción, pardi.-dijo agarrando fuerte la mano de Marta.
-Aish que ganas tengo de ver a mi peke, y a estas lokas.-rio Marta nerviosa.

El bus se paró delante de ellas y empezó a bajar gente.



Hola queridos lectores, este capitulo va dirigido especialmente nuestro grupo de WhatsApp de Directioners, llevamos ya muchos meses juntas y muchos de vosotros leeis mi novela, así que quería agradecerooslo de algún modo y también quería daros las gracias por estar ahí día tras día. Se os hama muchísimo.

Al resto de lectores agradeceros que esteis ahí leyendo la novela. Espero que os guste. 
Un besazo enorme

Marta