Translate

26 feb. 2013

Capitulo 40 Surf


Ese fin de semana…
Decidieron alquilar un apartamento en la costa y así pasar el fin de semana practicando surf. El mal tiempo ya había pasado y el Sol brillaba como en un día de primavera. A las chicas les hizo mucha ilusión ir, ya que no habían surfeado nunca, sin embargo al mismo tiempo a Ana y a Marta les daba un poquito de miedo. Marta, tras ser convencida por Liam, cedió, cogió una tabla  y se metió en el agua, helada. Ana, sin embargo, no se atrevió y se quedó sentada en la arena, junto a Zayn. Ella se extrañó que él no estuviera surfeando con los demás.
-¿Por qué no vas a surfear con los demás?-le preguntó él quitándole la pregunta de la boca.
-¿Qué?-preguntó ella que estaba empanada.
-¿Qué por qué no surfeas?-volvió a preguntarle.
-La verdad es que nunca he practicado surf, y me da un poco de miedo.- contestó abrazándose las piernas.- Además no me puedo ni imaginar qué pasaría si de repente viniera un tiburón y…- le dio un escalofrío solo de pensarlo.
-No hay tiburones por aquí.-rió Zayn haciéndose sombra con la mano para poder verla mejor.
-Mejor.-rió Ana.- ¿Y tú? ¿Por qué no vas?-el aire la despeinaba. Se apartó el pelo de la cara para mirarle. Él empezó a reírse.- ¿De qué te ríes?
-No es por tu comentario, es porque te vas a reír de mí.-le contestó.
-Te juro que no me rio.- le prometió. Él respiró hondo y se lo contó.
-Pues…-rebufó y juntó las manos.- lo que pasa es que no sé nadar.- Ella lo miró sin poder creérselo.- No te rías, me has dicho q me lo jurabas.
-No me rio, pero, ¿va en serio?-le preguntó. Él afirmó mientras apretaba los labios.
Mientras en el agua…
Niall ayudaba a Alex a mantener el equilibrio sobre la tabla. Ella no dejaba de tambalearse y finalmente cayó sobre él. Niall la sostuvo entre sus brazos para que no cayera.
-No has surfeado en la vida, ¿verdad?-le preguntó él. Ella alzó la mirada para mirarle a los ojos.
-Me lo dices como si tú fueras muy profesional.- le contraatacó irónica. Él sonrió y soltó una risita. Ella le besó, él la levantó, la ayudó a subir de nuevo a la tabla y volvieron a intentarlo.
Mientras Liam tiraba de Marta, la cual reía después de haberse caído de la tabla.
-No había conocido a nadie con tanto humor para las caídas.-bromeó Liam.- Eres una patosilla.- Ella lo miró y enarcó una ceja, le puso un pie tras el suyo e hizo que éste cayera al agua.
-Habló.-contraatacó ella cuando él se volvió a poner en pie.
-Esta te la devolveré cuando menos lo esperes, enana.-le dijo amenazándola con el dedo, sonriente. Ella soltó una risita.
-Uy, que miedo, si me está amenazando.-dijo con tono de burla.- Mira como tiemblo.-Empezó a fingir que temblaba.
-Idiota.
Tras un rato haciendo tonterías, Marta supo mantener el equilibrio sobre la tabla y cuando le hubo pillado el truquillo Liam le propuso hacer una carrera. Ambos se colocaron sobre las tablas, mirándose con desafío, a la espera de una ola.
Marta notó como la tabla empezaba a deslizarse sobre el agua y por su cuerpo empezó a fluir la adrenalina.
Miró a Liam sonriendo, orgullosa de sí misma. Él, que estaba a su lado, le devolvió la sonrisa, entonces Marta lo miró desafiante y no volvió la vista atrás hasta que llegó a la orilla.
-¡He ganado!-exclamó victoriosa alzando los brazos, mirando a Zayn y a Ana, los cuales miraban hacia el agua, preocupados. Ella se giró para saber que miraban y divisó la tabla de Liam a lo lejos, pero él no estaba.- ¡LIAM!- gritó ella, y corrió tanto como pudo, hacia el agua.
Niall, Alex, Paula, Elbe, Adela, Louis, Harry y Ed se volvieron tras escuchar el grito de ella y corrieron hacia donde estaban Zayn y Ana, la cual miraba a Marta con las manos en la boca.
-¿Qué ha pasado?-preguntó Adela cuando llegaron junto a ellos.

25 feb. 2013

Capitulo 39 LOL


En la noria…
Se quedaron mirando un par de segundos hasta que Ed le dijo:
-Pero no es tan bonita como tú.-le piropeó. A ella le sonó tan cursi que no pudo evitar soltar una carcajada.- ¿Qué he hecho?-le preguntó sonriendo, divertido. Pero no obtuvo respuesta porque ella no podía parar de reír.
-Elbe, ¿Qué te has fumado, ya?-le preguntó Paula mirándola. Ella intentó decir algo pero no pudo.
-Hey, tranquila, que te vas a ahogar. Respira, inspira…-dijo Louis haciendo gestos. Que hiciera eso hizo que Elbe riera más y que Paula se uniera a ella. Louis las miraba con decepción irónica. En lugar de mejorarlo y hacer que Elbe dejara de reír, hizo que las dos lo hicieran.
Harry las miraba asustado.
-¡Socorro! ¡Quiero salir de aquí, están piradas!- dijo éste pegándose al cristal y haciendo como que pedía ayuda. Elbe rió de una manera que dio miedo y Harry se volvió hacia ella, acojonado, con los ojos abiertos.
-Tranquilo, sólo queda medio recorrido.-le animó Zayn irónicamente mientras le daba palmaditas a Harry en el hombro.
-¿Solo? Joder, si que va lenta la cosa esta.-dijeron las gemelas a la vez. Ellas se miraron y los demás las miraron a ellas, luego empezaron a reír.
-¿He dicho ya que dais miedo?-les dijo Harry riéndose.
-Se coordinan.-dijo Niall- que graciosas
-¡Mis gemes preferidas!-dijo Louis cogiendo a Marta y a Alex con cada brazo.
Hubo un momento de silencio, un silencio demasiado silencioso…
-¿Oís eso?-preguntó Liam. Todos se extrañaron.
-¿Qué se supone que tenemos que oír?-preguntó Zayn.
-Ella, no se está riendo.-contestó señalando a Elbe. Ella lo miró confundida.
-¿Qué? ¿Yo?-preguntó.- Si yo nunca me río.
Ese comentario hizo que todos volvieran a estallar en risas.
Cuando bajaron de la noria…
-¿Podríamos ir a cenar al Mc’Donalds?-preguntó Niall, cuando pasaron por al lado de uno.
Todos lo miraron. Hacía bastante tiempo que no salían a cenar fuera de casa, y la verdad es que se les antojaba una hamburguesa. Así que aceptaron.
Cuando entraron en Mc’Donalds…
Estaba llenísimo y había muchísima cola.
-A ver, chicos, ¿qué os parece si yo voy a pedir y vosotros buscáis un sitio dónde sentarnos?
Todos miraron a su alrededor, no había ni una sola mesa libre. De pronto Adela y Harry vieron que una familia estaba a punto de desalojar una mesa, se miraron un segundo y se lanzaron a esta para que no se la quitasen. Todos fueron a sentarse y Louis se quedó de pie.
-Bueno, decidme lo que queréis, o mejor apuntádmelo que si no se me olvida.-dijo Louis de nuevo.
-¿Quieres que te haga un croquis?-le preguntó Paula. Louis la miró sonriente.
-No, gracias, no hace falta.- sonrió mientras se apartaba el flequillo.
-Bueno pues entonces te diré que quiero un “happy meal”-le dijo poniendo carita de niña pequeña, lo que hizo que Louis soltara una carcajada.
-A mi me da igual, cualquier menú grande con una hamburguesa con doble de queso.-dijo Niall sonriendo, como si en lugar de pedir la comida estuviera pidiendo los regalos a Santa Claus.
-¿Cómo puedes pedirte todo eso?-le preguntó Alejandra mirándolo boquiabierta. Él la miró un segundo.
-Ah, y un Mc’Flurry.-añadió. Luego miró a Alex, que seguía sorprendida.- ¿Qué? Tengo hambre, luego no me pidas nada.

21 feb. 2013

One Way Or Another

video

Capitulo 38 Espinas y Rosas


Segundos después…
No pudo soportar que hablase de él de aquella forma. Se levantó de la silla, se quedó de pie frente a Marta, mirándola con decepción. Luego salió de la cocina con el corazón roto tras aquella última mirada de ella.
-¿Por qué lo tratas así?-le preguntó Alejandra cuándo Liam se hubo ido de la cocina. Niall bajó la cabeza y la movió de lado a lado.
-Porque no entiendo por qué no me habla, por eso.-gritó.
En el salón…
Se dirigió al sofá y se dejó caer en este, sintiendo los latidos de su corazón en la garganta. Lucky apoyó sus patas delanteras en su pierna y él lo acarició. Escuchó la conversación que mantenían Alex y Marta en la cocina.
-“Pues no sé por qué no te habla, pero no creo que eso sea motivo para tratarle de esa manera”-escuchó que decía Alex, defendiéndole a él.
-“Ahora le defiendes a él, ¿no? Como siempre, nunca recibo tu apoyo”-gritó ella en su defensa. Después de eso se escuchó el portazo que dio tras cerrar la puerta de su cuarto.
Aquel portazo hizo que se le encogiera el corazón.
En la habitación…
Le daba mil vueltas y no entendía como una amistad tan grande, como era la de ellos, se había ido a la mierda por un simple beso. Al fin y al cabo, ¿no fue él quien la besó primero? Estaba confundida. Se tumbó en la cama con la cara contra la almohada, y empezó a llorar. En ese momento se le pasaron miles de recuerdos por la cabeza: como un breve recuerdo de aquel campamento, un recuerdo de aquel primer concierto, cuándo él la miró y se quedó en blanco. También recordó todos aquellos ratos junto a él en la chimenea y el día en que le dijo que se marchaba, y ahora que lo recordaba se le vino una cosa en mente: ¿No le tenía que contar algo?
En el salón…
Tenía que hablar con ella, no podían estar enfadados eternamente. Se levantó del sofá y se dirigió al pasillo. Se paró frente a su puerta y dudó unos segundos, luego llamó. No obtuvo respuesta. Puso la mano sobre el pomo y lo giró. Abrió la puerta, pero Marta impidió que pudiera entrar.
-¿Qué quieres ahora?-le preguntó entre sollozos.
-¿Estás llorando?-le preguntó él con un brazo dentro y empujando la puerta.
-¡VETE!-le gritó ella empujando la puerta hacia el lado opuesto.- ¡TE HE DICHO QUE TE VAYAS!
-Marta, por favor, sólo quiero hablar contigo.-dijo él dejando de empujar la puerta, pues pensó que si dejaba de hacerlo ella le abriría. Ella al escuchar sus palabras también dejó de empujar la puerta y la abrió. Ambos se miraron. Llevaba los ojos hinchados.
Liam se acercó a ella e intentó limpiarle las lágrimas que todavía corrían por sus mejillas. Ella le apartó la mano sin dejar de mirarle. Liam se humedeció los labios, ¿por qué se lo ponía más difícil? Entonces la rodeó con sus brazos con fuerza para que no pudiera escapar.
-No, Liam, suéltame.-le ordenó dando patadas al aire.- Liam, por favor, suéltame.-le repitió.
-Sólo si te tranquilizas y me dejas decirte lo que te quiero decir.-le dijo. Ella dejó de dar patadas y se tranquilizó. Él la soltó y la giró para que le mirase. Se quedaron mirándose a los ojos.-No quiero que te enfades conmigo por eso… ¿Me perdonas?-se disculpó.
Ella dudó un momento.
-Me lo pienso.-sonrió. Él rió.
-Eres una mala persona.-y ambos se abrazaron.- No quiero volver a enfadarme contigo nunca.
Parecía que todo volvía a la normalidad, pero entonces, ¿Qué pasaba con el asunto de la noche pasada? ¿Y sobre lo que quería decirle Liam antes de que ella se marchase de nuevo a España? Liam no le dijo nada por miedo a volver a estropearlo todo y ella se calló y esperó a que él se lo contase.
Cuando se volvieron a mirar, Liam le sonrió y le pellizcó la mejilla.
Esa tarde…
Hacía un buen día, y a pesar de la “resaca” no les apetecía estar en casa. Elbe, Paula, Ana, Adela, Marta y Alex se empeñaron en ir a dar una vuelta por Londres y Ed, que se había quedado con ellos aquella noche, los acompañó.
Cuando llegaron a Londres…
Dejaron aparcados los coches y dieron vueltas por las calles principales de Londres. Visitaron museos y cuando se les hizo tarde, para relajarse, subieron al London Eye.
Estaba atardeciendo y el Sol había teñido el cielo de rojo. Niall abrazaba a Alejandra por detrás y apoyó su barbilla apoyada en su hombro mientras le señalaba algunos lugares conocidos.
Desde la cabina había unas vistas increíbles. Marta y Liam se miraron y sonrieron y él la abrazó por los hombros y ella le besó en la mejilla. Se alegraba mucho de que no estuvieran enfadados y a pesar de que tenía muchas ganas de contarle lo del beso y sus razones, no lo hizo.
Louis cogía a Paula por encima del hombro y, al igual que Niall y Alex, observaban las maravillosas vistas mientras él le mostraba algunos lugares interesantes. Ella movía la cabeza de un lado a otro, sorprendida.
Harry pensaba en Vero… en cómo le estaría yendo el viaje.
En esos instantes en un avión de vuelta a España…
Estaba con los cascos, escuchando música, mientras miraba por la ventana, viendo desaparecer Londres entre las nubes… No sabía cuando volverían a verse. Mantenía la esperanza de que pudiese ir a España, ya que otro viaje a Londres no se lo podía permitir. Cogió el móvil y le escribió un mensaje, luego lo envió justo antes de quedarse sin batería.
En el London Eye…
Le vibró el móvil en el bolsillo. ¿Sería ella? Lo sacó y abrió el mensaje:
-“Te voy a echar de menos, Harry, me entristece mucho tener que irme de Londres y más me entristece el tener que separarme de ti, y más después de lo de ayer. Espero que podamos vernos pronto, me lo prometiste… hasta pronto Harry. Xx Te quiero.”
Cuando lo leyó se le hizo un nudo en la garganta, pero se tragó su pena, no quería que los demás empezasen a hacerle preguntas porque era una historia muy larga. Sin embargo Adela notó que le ocurría algo.
-¿Qué te pasa?-le preguntó.
-Nada, nada.-le contestó él sonriendo.
Ed miró a Elbe, la cual estaba fotografiando el momento en que el Sol caía y desaparecía por el horizonte.
-¿A qué es bonita?-le preguntó pasándole la cámara. Éste miró las fotos. La miró sonrió y afirmó.

19 feb. 2013

Capitulo 37 Resaca y confusión


En ese instante…
Niall los observó, se veían tan bien los dos, allí, en medio de la pista, besándose. Se alegró mucho por su amigo, que al final se había lanzado. Se alegró sobre todo porque sabía perfectamente que deseaba decírselo y que callarlo le hacía sufrir. Sonrió.
En el centro de la pista…
No sabía porque lo había hecho, porque le había besado. Todo era confuso. La cabeza la daba vueltas y las luces se acercaban y se alejaban, pero ella seguía allí, con la música, con él. Entonces… ¿La había besado, realmente? Ambos se quedaron mirando. Liam puso cara de culpabilidad.
-Lo siento, yo no…-se intentó disculpar, pero antes de terminar la frase ella se acercó a él, le cogió por la nuca y lo besó.
A la mañana siguiente…
Parpadeó varias veces antes de darse cuenta de que estaba en la habitación de Londres. Sonrió, levantó un poco la cabeza y ésta le dolió. Todo le daba vueltas. Miró a su alrededor, todavía llevaba puesta la ropa de ayer y la luz que entraba por la ventana le molestaba… ¿a caso estaba de resaca?
Se levantó tambaleante y se dirigió hacia la puerta mientras recordaba la noche pasada. Suspiró. Qué gran noche.
Mientras en la habitación de al lado…
Llevaba ya un buen rato despierto. Pensaba en lo ocurrido la noche pasada y se preguntaba si ella lo recordaría. Se levantó de la cama mientras se estiraba y se dirigió a la puerta. Al salir de su cuarto clavó la mirada en la puerta de al lado, que pertenecía a la habitación de Marta. Dudó unos segundos y se colocó frente a ella, puso la mano sobre el pomo y...
-Buenos días.-le deseó Marta, sonriente desde el otro lado de la puerta. Él la miró sin saber qué hacer ni que decir, así que tan sólo le lanzó una sonrisa breve, que tan apenas notó, y se dirigió a la cocina. Marta se quedó extrañada por su comportamiento. No lo entendía. No entendía porque ahora no le decía nada después de anoche, así que decidió hacer como que no lo recordaba.
En la cocina…
Cuando entró, tan sólo estaba Niall. Éste dejó la tostada que se estaba comiendo, cuándo Liam entró. Le sonrió.
-¿Qué tal?-le preguntó alzando las cejas. Liam echó atrás la silla arrastrándola y luego se sentó. Rebufó.- Uy… ¿qué pasa? Tienes mala cara. Liam se pasó la mano por la frente.
-Creo que no recuerda nada de anoche.-le contestó apoyando el codo sobre la mesa y mordiéndose el dedo pulgar.
-¿Pero, qué pasó?-le peguntó Niall de nuevo.- Os besasteis y luego desaparecisteis.- Liam lo miró extrañado tras esa última frase. ¿Que desaparecieron? Eso no lo recordaba.- Es broma, pero cuenta, cuenta.-le dijo poniendo toda su atención en él, dándole un último bocado a la tostada.
-Pues eso, Niall, la besé y ella me besó, pero no sé qué hacer… ¿Y si no lo recuerda?
-¿Si no recuerda, qué, quién?-preguntó Alejandra entrando en la cocina. Saludó a Liam besándole en la mejilla.- Hola cielo.-se dirigió a Niall, el cual esperaba su beso. Ella le dio un breve beso en los labios.
-¿No te has enterado?-preguntó Niall mirando a Liam, el cual negaba con la cabeza para que no lo contase, y luego a Alejandra, la cual no sabía nada.- Liam y tu hermana se liaron anoche.-contó. Liam le miró mal y Alex se llevó ambas manos a la boca, sorprendida.
-¿En serio?-le preguntó. Liam afirmó.-¡Qué fuerte! ¿Y qué vais a hacer? ¿Os vais a hacer novios?-le preguntó ilusionada.
-No creo… me parece que ella no recuerda n…- no terminó la frase, pues Marta había entrado en la cocina. Miró a Liam de mala manera y luego se dirigió al armario dónde estaban los cereales.
-¿Y a ti que te pasa?-le preguntó su hermana.
-Qué alguien le pregunte a ese porqué no me habla.-dijo señalando a Liam con la cabeza.

18 feb. 2013

Capitulo 36 La fiesta


Esa noche…
¿Qué mejor manera para celebrar su llegada que marchándose a una fiesta?
Todos se fueron a cambiar y a vestirse mejor. Al cabo de unos minutos, cuando todos estuvieron ya listos, se reunieron en el salón y se observaron los unos a los otros mientras esperaban a Zayn. Cuándo éste bajó, salieron. No hacía mucho frío y Liam, Ed y Niall salieron con la chaqueta debajo del brazo.
Alejandra se quedó mirando el cielo. Las estrellas volvían a brillar. Entonces notó un brazo que le rodeaba los hombros y se volvió para mirar a Niall, él la miraba. Le sonrió.
-¿Qué pasa?-le preguntó mirando el cielo.
-Nada, hacía mucho tiempo que no veía las estrellas brillar.- le contestó ella volviendo la vista hacia el infinito. Niall la miró extrañado.- Quiero decir, que en Barcelona no se ven bien las estrellas.-especificó. Él la miró y la besó fuertemente en la mejilla.
Se dirigieron al coche de Ed, ya que en el de Louis no cabían todos. Niall abrió la puerta y dejó qie Alex pasara primero. Ella se lo agradeció con una sonrisa y un breve beso en los labios.
Pasaron los diez minutos de viaje hablando y riendo. Tan apenas se conocían pero aquella tarde la habían pasado muy bien todos juntos.
Cuando llegaron a la discoteca…
Dejaron los coches en el parking y algunos fans se abalanzaron sobre éstos. Salieron como pudieron y tanto los chicos como Ed  se hicieron fotos con ellos.
-¡Qué fuerte!-dijo Adela tras ver todo aquel fenómeno.
-Ya, pero uno se acostumbra, y a fin y al cabo es nuestro sueño.-le dijo Harry.- Les estamos muy agradecidos e intentamos disfrutar de todos ellos.-añadió con una sonrisa. Ella le miró y se la devolvió.
Cuando llegaron a la puerta, la música ya se escuchaba. Louis entregó el vale al agente de seguridad y éste les dejó pasar. Cuando abrieron la puerta la música resonó fuerte contra sus oídos. Justo en el momento en que entraban empezaba a sonar una de las canciones preferidas de Marta “Don’t you worry child”. Ella cogió a las demás de la mano y las guió hacia la pista esquivando a la gente que saltaba y cantando a gritos.
-Up on the hill across the blue lake, that’s where i had my first heart break I still remember how it all changed My father said:- luego empezaron a cantar más fuerte cuando llegó el estribillo. - Don't you worry, don't you worry child See heaven’s got a plan for you Don't you worry, don't you worry now Yeah! 
Mientras tanto ellos se dirigieron a la barra y Louis pidió los primeros cubatas. Tenían barra libre. Las miraron desde allí, riendo.
Después de un rato…
-Pedirme lo que queráis.-dijo Harry gritando, ya que no se escuchaba nada.-Voy a bailar con ellas.
Se deslizó entre la gente, evitándola hasta llegar al lado de Adela. Entonces se puso a bailar de una manera muy peculiar que hizo que las demás rieran.
Niall miraba a Alejandra mientras bebía un botellín de cerveza, ella bailaba. Cuando le vio le hizo un gesto para que fuese con ella. Él sonrió y se volvió hacia la barra, dónde dejó el botellín, vacío. Luego miró a Liam.
-Liam, pídeme otra cerveza.-éste lo miró con cara de “¿No te la sabes pedir tú?”-¿Qué? Es que me reclaman.-dijo haciéndole mirar hacia dónde estaba Alex, que le seguía haciendo gestos para que fuese. Liam sonrió.
-Ves, ahora te pido la cerveza.-le dijo. Él le hizo un gesto de agradecimiento y se dirigió a Alejandra.
-C’mon c’mon and dance with me, baby.-le cantaba ella mientras hacía que tiraba de una cuerda imaginaria que estaba atada a Niall. Ambos se rieron y cuándo él llegó a su lado se besaron justo en el momento en que la canción terminaba.
Marta gritó eufórica y se dirigió a la barra a por otro cubata. Se puso al lado de Liam y ambos conversaron un rato mientras empezaba a sonar las primeras notas de “Set fire to the rain” de Adele.
Niall sonrió y miró a Alex. Juntaron sus frentes a la vez que él la estrechaba contra su cuerpo. Deslizó sus manos, temblorosas, por su espalda y las dejó paradas en su cintura. Sus miradas coincidieron y él se mordió el labio, ella puso sus manos en su nuca y empezaron a bailar lentamente.
Pasados unos minutos…
Liam miraba a Marta mientras le daba pequeños sorbos a su Coca Cola. Se le pasaron muchas cosas por la cabeza mientras la miraba. Miles de maneras de cómo lanzarse, de cómo decírselo…
Tras unos cubatas Zayn, Ed y Louis también se unieron a la pista cuando empezó a sonar una canción electro muy pegadiza. Liam los miraba riendo y cuándo se terminó el refresco dejó el vaso sobre la barra y se fue con ellos.
Tras esquivar a la gente, llegó junto a Marta, la cual ya llevaba algunos cubatas de más. Cuando ella lo vio sonrió y se dirigió hacia él. Lo cogió de la mano y lo guió hasta el centro de la pista.
-¿Qué haces? Si no sé bailar.-le dijo él riendo, cuando ya hubieron llegado al centro.
Ella le cogió de ambas manos y empezó a mover sus brazos para conseguir que éste bailase. Él volvió a reír tras su intento fallido.
-Si es fácil.-le dijo.-Sólo déjate llevar.- empezó a bailar, mostrándoselo.
Exacto. “Sólo déjate llevar” quizás ese era el empujón que necesitaba. En su mente sólo se repetía esa frase. Ella lo miró.
-¿Qué pasa?-le preguntó preocupada. Él no contestó, se acercó a ella, le cogió la cara entre sus manos, dulcemente y la besó.

17 feb. 2013

Capitulo 35 Pequeños momentos


En otro lugar de la casa…
La había acompañado a dejar las maletas a su cuarto, entre broma y broma. Cuando abrió la puerta, Paula corrió hacia la cama y se tiró.
-¡Dios! Es enorme.-exclamó dando vueltas en ella.
-Por favor.-dijo Louis en español, imitándola alzando ambas manos y mirándola seriamente. Luego empezó a reírse al ver su cara.
-Idiota.-le dijo ella levantándose de la cama, sonriendo. Louis se acercó a ella.
-¿Cómo me has llamado?-le preguntó sonriendo.
-Idiota, idiota.-le dijo y acto seguido le sacó la lengua. Él la cogió como a un saco de patatas, la tumbó en la cama de nuevo y empezó a hacerle cosquillas. Ella no dejaba de reír, las cosquillas eran su punto débil.
-No, cosquillas, no, para.-le dijo riendo.
-Retíralo.-le dijo Louis apartándose el flequillo de la cara.
-Jamás.-le contestó ella y él empezó a hacerle cosquillas de nuevo. Ella volvió a reír. Aquella chica le había caído bien, era muy risueña y eso le gustaba.
-¿A no? Pues si no lo haces te vas a hacer vieja tumbada en esa cama, porque no pienso parar de hacerte cosquillas.-añadió él atacándola de nuevo. Ella rió y le suplicó que parase, pero él se negó.- Sólo si lo retiras.
-Está bien.-le dijo, éste se apartó de ella.- Está bien, lo retiró.- respiró hondo y se tocó la cara.- Me duele la mandíbula de tanto reír.-añadió. Louis la miró irónico y rió.
Mientras en la sala de juegos…
Después de dejar las maletas volvieron a bajar al salón de juegos y Liam y Ed convencieron a Marta y a Elbe para echar una partida al futbolín.
-Vale, pero me pido del Barça.-dijo Marta mirando a Liam, ya que a él también le gustaba ese equipo. Liam dejó que Elbe jugara en el mismo equipo que Marta y empezó el partido.
Lucky, que corría alrededor de ellos, ladraba por el ruido que hacían. Estaban concentrados. Marta incluso sacaba la lengua, manía suya para concentrarse, Liam la miraba de vez en cuando.
-Vais perdiendo.-les anunció Ed.
-Que te lo vas a creer tú, ¿cuántas bolas quedan?-le preguntó Elbe.
Mientras en otra habitación…
Dejaron las maletas en el suelo y se sentaron sobre la cama.
-¿Os gusta la casa?-les preguntó Harry a Adela y a Ana. Ellas afirmaron a la vez.
-Sí, me encanta.-dijo Adela.- Es enorme y muy acogedora.-añadió. Harry sonrió y se tumbó en la cama.
-Las camas son muy cómodas.-dijo él. Zayn y las dos chicas se tumbaron en la cama.
-¡Dios! No me iba de aquí en todo el día.-dijo Ana cerrando los ojos.
-Debéis de estar cansadas del viaje, ¿no?, ¿habéis madrugado mucho?-preguntó Zayn.
-No que va, si nos hemos enterado esta mañana de que veníamos, todos esto es un plan de Marta y creo que Paula también sabía algo, pero ni Elbe, ni Alex, ni Ana ni yo sabíamos nada.-explicó Adela, ella miró a Harry y él le devolvió la mirada como si esperase que fuera a decir algo más.- Y nada, aquí estamos, tumbados en esta cama tan cómoda.-añadió mientras se volvía a tumbar. Ana suspiró.
Mientras en la habitación de Niall…
La miró, nervioso, preguntándose que vendría a continuación. Ella extendió su brazo y le acarició la mejilla, él enredó su mano en su pelo. Le temblaba todo el cuerpo.
-¿Qué te pasa, por qué tiemblas?-le preguntó Alejandra. Él se sentó y juntó las manos. Ella se incorporó a su lado, preocupada.- ¿Qué te pasa, Niall?
-Nada, es solo que estoy nervioso.-le contestó sin mirarla. Luego la miró y sonrió al ver su cara de preocupación.
-¿Por qué estás nervioso?- Niall se pasó la mano por la cara y tragó saliva.
-Porque si vamos a hacerlo quiero que sea perfecto y no…-la miró y volvió a tragar saliva, que le hiciera decir todo aquello lo ponía más nervioso. Tenía ganas de hacerlo, sí, porque realmente estaba enamorado de ella, pero temía que no saliese bien.-…no quiero que sea algo rápido, quiero que cuando suceda salga bien y tengamos más tiempo.
Alejandra sonrió, luego soltó una risita, lo abrazó por la espalda y le besó en la mejilla.
-Tonto.-le dijo cariñosamente. Él se volvió para mirarla a los ojos y sonrió, luego le dio un suave beso en los labios.
En el salón de juegos…
Marta y Elbe no dejaban de repetirles:
-¡Hemos ganado!-les decían a Ed y a Liam que estaban sentados en los pufs de brazos cruzados.
-Habéis hecho trampas, está clarísimo.-dijo Liam.
-No es eso, es que nos hemos dejado ganar, ¿verdad, Liam?-le dijo Ed dándole un codazo a éste. Ellas rieron.
-Por favor, admitir que sois malísimos.-dijo Marta.
-Repite eso y te enterarás.-le amenazó Liam sonriendo.
-Recalco: Eres malísimo.-le repitió inclinándose hacia él. Liam se levantó y se dirigió a ella, la cogió de las piernas y la levantó como a un saco de patatas.- ¡Liam James Payne Smith! Suéltame.-dijo ésta riendo. Ed y Elbe miraban la escena riendo.-Por favor Liam, bájame.-le suplicó.
Liam la llevó al sofá y la soltó sobre éste, luego se dio media vuelta. Marta se levantó, corrió hacia él y se le subió a la espalda.
-Suéltame, que me ahogas.-le dijo Liam riendo, intentando deshacerse de sus brazos. Ella le dio un beso en la mejilla y bajó.
-Bueno, ¿y qué ganamos?-preguntó Elbe.
-Ganáis que esta noche nos vamos de fiesta.-dijo Louis, que apareció con Paula. Se sacó algo del pantalón.-Tengo que gastarlos.-dijo mostrando los vales que le regalaron por su cumpleaños.

15 feb. 2013

Capitulo 34 Juntos


En Londres…
Liam miró a Marta perplejo. Ella llevaba puestos unos vaqueros, que le quedaban muy bien, y una camisa a cuadros oscuros, la cual estaba tapada por su chaqueta de cuero marrón. Llevaba dos largas trenzas, que le hacían la cara más dulce, y la boina blanca de su hermana. Miró a Alex y vio que ella llevaba la azul de Marta. Soltó una risita. Luego se abalanzó a Marta y la abrazó con fuerza.
-¿Cómo está mi gordi?-le preguntó ella abrazándolo fuerte por la cintura. El sonrió sin dejar de abrazarla. Se apartó y la sujetó por los hombros mientras la miraba de arriba abajo. No podía creerse que la tuviera delante.
-¿Cómo que estáis aquí? ¿Cuándo habéis llegado?-le preguntó. Ambos se quedaron mirando. Sonrieron y volvieron a fundirse en un caluroso abrazo.- ¡Dios, como te he echado de menos!
Después de tan emotivo momento, Marta le presentó a las demás.
-Bueno, ellas son, Elbe, Paula, Ana, Adela y a ella ya la conoces.-dijo refiriéndose a Alejandra.
-Hola Liam.-le saludó y le dio un beso en cada mejilla y recibió un abrazo por parte de él.
Tras las presentaciones…
Liam las invitó a pasar al salón.
-Pasad, estamos en la sala de juegos.-miró a Marta y sonrió, ella le devolvió la sonrisa. Le encantaba aquella sala.- También está Ed.-añadió mientras recorría el pasillo con todas ellas detrás.- ¿Le conocéis?
-¿Ed Sheeran?-preguntó Alejandra. Él afirmó. Ellas negaron. Ambas se miraron y sonrieron. Eran súper fans de Ed, pero no habían tenido la oportunidad de conocerle.
Se escuchaban las voces de los chicos que provenían de abajo. Liam se dirigió a la cocina y cogió la botella de Coca Cola, una botella de cerveza y una bolsa de patatas.
Antes de bajar las escaleras les dijo en susurro que se quedaran allí, que quería darles una sorpresa a los demás.
Todas afirmaron acordando el plan. Liam bajó las escaleras. Cuando Niall escuchó sus pasos se giró hacia él a tiempo para coger la bolsa de patatas que éste le tiraba. Le dio la botella de cerveza.
-Gracias.-le agradeció Niall levantando el pulgar. Liam sonrió.
-Chicos, tenemos visita sorpresa.-anunció Liam, todos se volvieron a la vez que las chicas se dejaron ver. Niall al ver a Alejandra se levantó, tiró la bolsa de patatas y se dirigió a ella corriendo. Le cogió la cara y la besó en los labios una, dos y tres veces, luego la abrazó.
-¡Oooh!-exclamaron los demás.
Tras unos minutos abrazados se separaron y se miraron, ambos sonrieron.
-Te quiero.-dijeron ambos a la vez. Niall soltó una risita y se acercó a ella para besarla de nuevo, luego le acarició la mejilla con el pulgar y le dio un beso en la nariz. Alejandra sonrió.
Cuando se separaron Louis abrazó a Alejandra y así fueron saludándose.
Luego Marta y Alejandra les presentaron a las chicas:
-Vosotras sois las de la cam.-dijo Harry. Adela rió.
-Sí.
Dejamos las maletas en las habitaciones. Niall le ayudó a Alejandra a subir sus maletas a su cuarto, ya que él que tenía la habitación en el segundo piso. Cuando entraron Niall detrás de Alex, éste dejó caer las maletas al suelo y abrazó a Alejandra por la cintura mientras le besaba el cuello. Ella le acarició la cara y se giró. Ambos se miraron. Entonces Niall se acercó a su oído y le susurró:
-And suddenly it happen I falling in love. (Y entonces sucedió, me enamoré)-se apartó y la miró sonriente. Hizo sentar a Alex y él cogió la guitarra, apoyó el pie en la cama e improvisó algo.- And now you’re here, I look at you and I can see that you’re everything I want, everything that I’ve dreamed. (Y ahora estás aquí, te miró y puedo ver que tu eres todo lo que quiero, todo lo que he soñado.)
Para Alejandra que le cantase aquello significaba demasiado, le ponía los pelos de punta. Se levantó de la cama con la atenta mirada de Niall siguiéndola, se acercó a él y le besó, él dejó la guitarra a un lado y la estrechó contra él, luego la besó más intensamente hasta que los dos cayeron sobre la cama.

14 feb. 2013

Thanks


First of all, this novel has become international so do these thanks in English. Thanks to all those people from all those countries that read "Someday ..." We love you! We have reached 1700 views! Thank you all, because without you this wouldn't have been possible. Marta and Alejandra. Follow us on twitter @marta8_4_94 and @ alejandra8_4_94 :)

Capitulo 33 Visita sorpresa


En Barcelona…
Estaban preparando las maletas. Marta abrió el armario y se quedó mirándolo pensando en que llevarse.
-Va, que no tenemos todo el día.-le dijo Adela apartándola para poder coger su ropa.
-Ayúdame a elegir, ¿qué me llevo?-le preguntó apurada mientras se mordía las uñas, manía típica en ella.
Justo entonces Alejandra abrió la puerta y entró a la habitación con la maleta.
-¿Ya estáis listas? El vuelo sale en una hora, ya he llamado a un taxi.-se había cambiado, llevaba una camisa a cuadros metida por su pantalón vaquero, en el cual llevaba puesto un cinturón. Llevaba puestas sus botas marrones y la boina azul de Marta. Ésta última se puso nerviosa tras las palabras de su hermana y movía el pie con nerviosismo.
-Esa gorra es mía.-rechistó. Alejandra dio una vuelta sobre sí misma cogiéndose la boina con ambas manos y Marta le puso mala cara.- Te la dejo si me ayudas a elegir la ropa.
Alejandra cedió y entre las dos hicieron su maleta.
En Londres…
Llevaban llamándolo hacía mucho rato y no contestaba a las llamadas.
-¿Dónde se habrá metido?-preguntó Louis llamándole por sexta vez. Todos empezaron a hablar.- Esperad, callaos un momento.-todos se callaron y miraron a Louis.- ¿Harry?- se escucharon ruidos desde el otro lado del teléfono.
-Louis, ¿Qué pasa? Acabo de ver tus llamadas.-le contestó.
-¿Qué qué pasa? Harry estamos esperándote, ¿se puede saber que estás haciendo?-le volvió a preguntar.
-No, pero en un rato voy, ¿dónde estáis?- preguntó Harry.
-En el coche.-se quedó pensando en lo que le había dicho.-… ¿cómo que en un rato?-se escucharon unos pitidos.- ¿Harry?-le había colgado.
-¿Qué pasa?-le preguntó Liam.
-Me ha colgado.-dijo bajando la mano en la que sostenía el móvil.-¡Que me ha colgado!-exclamó cabreado.- ¡Lo mato! ¿Cómo me hace esto a mí?
Liam miró a Ed, Ed miró a Zayn, Zayn miró a Niall y Niall miró a Louis.
-¿Pero que te ha dicho?-le preguntó Niall.
-Que viene en un rato.-respondió Louis poniendo cara de indignación.
En Barcelona…
El taxi había llegado. Salieron del piso y Elbe, que era la última, se ocupó de cerrar la puerta con llave. Bajaron por el ascensor y una vez en la calle cargaron las maletas al maletero, luego subieron al taxi y le indicaron al taxista que les llevara al aeropuerto.
Durante el trayecto se quedaron mirando por la ventana, mirando las calles de Barcelona por última vez antes de irse a Londres. Alejandra sonrió y dejó escapar un chillido de alegría. Las demás la mandaron callar. Todas estaban contentas, y nerviosas.
A Marta se le hizo un nudo en el estómago de nerviosa. Respiró hondo un par de veces. ¿Cómo iban a presentarse allí?
El taxi paró. Ya habían llegado al aeropuerto.
-Venga daos prisa o perderemos el avión.-dijo Paula bajando su maleta del coche. Marta pagó al taxista y cuando todas hubieron cogido las maletas, entraron.
El aeropuerto estaba casi vacío. Sólo se escuchaba el eco de algunas voces conversando a lo lejos y el ruidoso sonido de las ruedas de sus maletas. El momento se acercaba y el corazón les iba a mil por hora.
Cuando subieron al avión Marta y Alejandra se miraron, sonriendo, y se cogieron la mano. Sonó la voz femenina que anunciaba que el avión estaba a punto de despegar y seguidamente éste se puso en marcha.
En Londres…
Corrió hacia el coche con la chaqueta bajo el brazo. Cuando llegó junto a ellos se peinó con los dedos. Louis bajó la ventanilla.
-Siento la espera, chicos.-se disculpó casi sin aliento. Niall le hizo un hueco en los asientos traseros y le indicó que entrara. Louis, que estaba en el lugar del conductor, lo miró en silencio por el espejo retrovisor. Decidió no preguntarle nada y arrancó.
En otro lugar de Londres…
Se tumbó en la cama y miró el techo. Sonrió, no podía quitarse a Harry de la cabeza, ni podía creer lo que le acababa de suceder. Empezó a dar vueltas por la cama dando gritos de alegría. Antes sabía que quería a Harry, aunque era un amor de directioner, ahora sabía que lo amaba de verdad, él la había hecho la chica más feliz del mundo. Miró el móvil y entró en twitter, vio que tenía una mención y la abrió. Era Harry:
-“Thanks for this wonderful afternoon! Good trip, babe! :D Love you”(¡Gracias por esta tarde maravillosa! ¡Buen viaje, chica! :D Te quiero)
Suspiró y se puso el móvil sobre el pecho. El corazón le latía muy deprisa recordando cada momento de aquella tarde.
Horas después en el aeropuerto de Londres…
Salieron del avión y sonrieron.
-No me lo puedo creer, ya estoy aquí otra vez.-dijo Alejandra.
-¡HOLA LONDRES!-gritó Elbe.
Atravesaron el aeropuerto y Marta corrió a coger un taxi, pero cuando ella se acercó a uno éste arrancó y se fue. Se miró el reloj, eran las 18:30h.
Cuando se acercó otro taxi, Marta lo paró y metieron las maletas, luego subieron y le indicaron al taxista la dirección de la casa de los chicos.
En ese momento en otro lugar…
Cuando llegaron a casa bajaron al salón de juegos y se entretuvieron hablando, sentados en el gran sofá.
-¿Queréis beber algo?-preguntó Liam.
-Si vas a por bebidas, trae la Coca Cola que hay en la nevera.-le dijo Harry.
-Yo prefiero cerveza y algo para comer.-le pidió Niall. Liam rió y subió por las escaleras. Se dirigía a la cocina cuando llamaron al timbre. Se preguntó quién sería. Recorrió el pasillo y cruzó el salón hacia el recibidor.
-Voy.-dijo cuando estuvo delante de la puerta. La abrió. Liam abrió los ojos como platos, sorprendido, luego sonrió.
-¡Hola!

13 feb. 2013

Capitulo 32 Hasta pronto


En un restaurante de Londres…
Sintió como el móvil le vibraba en el bolsillo. Lo sacó y miró la pantalla. El número que le llamaba no lo tenía en los contactos, así que no supo quién era. Se levantó de la mesa y se apartó para escuchar bien. Descolgó y se llevó el móvil a la oreja.
-¿Sí?-preguntó tapándose el otro oído para poder escuchar mejor.
-¡Harry!-exclamó una voz femenina desde el otro lado del teléfono. Él se quedó pensativo, sin caer en quien sería.
-¿Quién eres?-le preguntó. Aquella voz le resultaba muy familiar. Pensó a quien podría pertenecer, pero no se le ocurrió nadie.
-¿No me digas que no guardaste mi número de teléfono?
Mientras en Barcelona…
Todas se quedaron boquiabiertas, luego sonrieron y empezaron a gritar y a dar saltos por la cocina, exhaustas. Alejandra se acercó a su hermana.
-¿Y saben los chicos que vamos a ir?-le preguntó.
-No.-le contestó.-Es una sorpresa.-sonrió pícaramente.
-¡Qué bien! Tengo unas ganas de volver a ver a Niall.-exclamó, feliz, con voz chillona.
Tras unos minutos de alegría, Adela preguntó:
-¿Quiénes y cuándo nos vamos?
En Londres…
Después de comer, salieron del restaurante y decidieron ir a dar una vuelta por el centro. Hacía buen tiempo, aunque el frío de los días anteriores todavía se hacía notar.
-Chicos, yo me voy un momento, que he quedado.-dijo Harry, separándose del grupo. Los demás se pararon y lo miraron.- Luego nos vemos.-se alejó corriendo. Los demás se quedaron mirándose extrañados.
-¿A dónde ha dicho que va?-preguntó Zayn.
-No lo ha dicho.-dijo Niall.
-Ha dicho que había quedado con alguien.-añadió Ed.
-¿Y con quién ha quedado?-preguntó Louis. Liam se encogió de hombros.
En otra parte de Londres…
Llevaba esperándole hacia un buen rato. Tenía muchas ganas de verle, empezó a sentirse nerviosa y no dejaba de mirarse el reloj. Cuando lo vio aparecer le saludó con una gran sonrisa. Harry se acercó a ella y le dio un beso en cada mejilla mientras la saludaba.
-¿Qué tal?-preguntó recuperando el aliento.
-¿Has venido corriendo?-le preguntó ella sonriendo. Él rebufó y se pasó la mano por la nuca.
-Sí, un poco.-contestó devolviéndole la sonrisa. Él la miró de arriba abajo.- Estás muy guapa.-añadió.
-Gracias, tú también.-le contestó ella colocándose bien el gorro. –Bueno, ¿vamos?-le preguntó. Él afirmó y empezaron a caminar uno al lado del otro.
-¿Y qué tal te va?-volvió a preguntarle.
-Pues muy bien, la verdad.-contestó.- Disfrutando de los pocos días que me quedan aquí.
Harry se paró y la miró confuso.
-¿Te vas?-le preguntó.
-Sí, hace unos días que se me acabó el contrato y me vuelvo a España con mi familia.-contestó. Ella suspiró. Le gustaba mucho Londres y no quería marcharse, pero por otro lado estaba su familia que la necesitaba, y su hermano pequeño.
Estuvieron hablando de lo sucedido en ese último mes, añadiendo que Alejandra y Niall estaban de novios.
Entraron en un parque y se sentaron en uno de los bancos, para hablar más tranquilamente.
-Así que esto es una despedida…-le dijo Harry cuándo iban a despedirse. Sus miradas se encontraron.
-Sí…-contestó ella con los ojos vidriosos. Él la abrazó.
-Tranquila, Vero. Seguro que volvemos a vernos pronto.-la animó. Ella lo abrazó con fuerza y empezaron a brotarle las lágrimas. Hipó y se despegó de él para mirarle.- Escúchame.-le dijo limpiándole las lágrimas.- Esto no es un adiós, es un hasta pronto.
Ella sonrió. Harry la hacía sentir bien, era adorable. Él le devolvió la sonrisa y ambos se miraron. Harry se mordió el labio y le cogió las manos, luego la besó.

Queridos lectores

Subiré capitulo en breve, pero antes tenía que agradeceros a cada uno de vosotros por seguir esta novela, de verdad. Me alegra mucho saber que algo que empezó por aburrimiento, tenga tanto éxito, y no sólo en España, también en lugares como Canadá, Estados Unidos, Alemania y Portugal! Gracias a todos por estas 1600 visitas y espero que os guste y disfrutéis la novela! Muchísimas gracias de nuevo y ya sabéis, siempre podéis comentar aquí o contactar con nosotras por twitter (@marta8_4_94 y @alejandra8_4_94) Atentamente: Marta :)

Capitulo 31 La noticia


En una casa de Londres…
Parpadeó varias veces, cuando consiguió abrir los ojos lo veía todo borroso. La cabeza le pesaba y le dolía. Frente a ella, sentado en el sofá pudo divisar la figura de un chico. Se sentía perdida y mareada. Levantó un poco la cabeza.
-¿Qué me ha pasado?-le preguntó a aquel chico desconocido que había a su lado. La vista poco a poco se le fue mejorando. El chico la miró y ella se sorprendió al reconocerlo.- No puede ser, tu… ¡tú eres Zayn Malik!- el afirmó con una sonrisa. La expresión de la cara de aquella chica había cambiado radicalmente, ahora en su cara había un hueco para aquella preciosa sonrisa. Zayn le puso la mano por debajo de la nuca, con cuidado, y le puso un cojín debajo para que estuviera mejor. Ella lo miró agradecida y sonrió.
-¿Mejor así?-le preguntó Zayn.
-Mucho mejor.-le contestó ella con una sonrisa picarona.
-Bueno, ahora que ya sabes quién soy, deberías presentarte.- le dijo.
-Hola Zayn, soy Katy.-le tendió la mano y él se la estrechó. Ambos rieron tímidamente. Luego se quedaron en silencio.-¿Y qué me ha pasado?-le preguntó rompiendo con aquel inquietante momento.
En el exterior…
Salieron del coche en silencio. Mientras Louis lo cerraba, Niall se dirigió corriendo a la puerta, sacó las llaves del bolsillo y abrió.
-¡Zayn ya estamos aquí!-exclamó Niall cuando entró.-Espero que no hayas destrozado la ca…-dijo mientras dejaba las llaves sobre la mesa y miraba hacia el sofá, dónde vio a Zayn y a la chica que lo acompañaba.-… ¿Quién eres tú?-le preguntó extrañado. Luego miró una toalla que había sobre la alfombra.- Eso de ahí, ¿es sangre?
Miró a Zayn extrañado, esperando que sus preguntas obtuviesen respuestas.
-Ella es Katy.-dijo Zayn. Ella saludó.
-¡Hola!-saludaron el resto al entrar por la puerta sin notar la presencia de Katy. Ella se puso histérica.
-NO ME LO PUEDO CREER.- dijo parando en cada palabra, cuando los vio a todos.
Liam al escucharla se volvió y la miró.
-Hola, ¿Quién eres? Y ¿qué haces aquí?
-Es Katy y lo segundo estoy a punto de averiguarlo.-contestó Niall. Liam se sentó en el reposabrazos del sofá y miró a Katy.
-¿Qué te ha pasado en la cara?-le preguntó al ver que la llevaba llena de arañazos y heridas.
Zayn se levantó del sofá.
-Eso es exactamente lo que iba a explicaros.-dijo bajo la atenta mirada de Katy.
En Barcelona…
Se despertó más tarde que las demás, esa mañana de domingo. Enchufó el reproductor del portátil que se encontraba en la mesita y la música comenzó a sonar por los altavoces. Se levantó con energía, sonriendo y empezó a bailar como una loca mientras se dirigía a la ventana.
El cielo era azul y el Sol brillaba con fuerza. La luz de éste se reflejaba en los ventanales del edificio de enfrente. Tras hacerse la cama y haber apagado el reproductor, salió de la habitación y se reunió con las demás en la cocina.
-Buenos días.-saludó Paula. Su mirada era de cómplice. Ambas habían acordado en no decir nada sobre la sorpresa que tenían preparada para las demás. Marta le sonrió.
-¿Y Adela?-preguntó al notar su ausencia.
-Ha ido a comprar churros.-contestó Elbe.
En Londres…
Tras explicarle la historia de cómo Katy se había presentado en casa, Harry llegó a una conclusión.
-Entonces tú… ¡Tú eres la del todoterreno del bosque!-le preguntó. Se acercó a ella y la abrazó.-¿Estás bien?-le preguntó preocupado. Harry siempre se preocupaba tanto por los demás y era tan cariñoso…
-Menudo golpe, has dejado el coche destrozado.-le dijo Louis.
Unas horas después en Londres…
Salió del estudio, después de una mañana de trabajo duro. Se dirigió al restaurante dónde había quedado con Niall, Liam, Louis, Harry y Zayn. Cuando llegó se miró el reloj, eran las 13:45, los chicos ya llegaba tarde.
Esperó en la puerta hasta que los vio aparecer. Sonrió y los saludó.
-Un poco tarde, ¿eh?-les dijo Ed mostrándoles el reloj.
-Es que hemos tenido un pequeño percance.-dijo Liam.
Entraron y pensaron en lo que comerían mientras miraban las cartas de los menús y charlaban.
-¿Y cómo va la grabación?- Le preguntó Harry a Ed.
-Bien, la verdad es que vamos bastante rápido.-le contestó.- ¿Y vosotros? Alguien me ha dicho que tienes una canción especial para alguien especial, ¿cierto?-preguntó dirigiéndose a Niall.
-Sí…-contestó éste tímidamente.
-Tengo muchísimas ganas de escucharla.-le dijo. Niall lo miró y ambos sonrieron. Ed le pasó un brazo por encima de los hombros.
Estuvieron hablando durante toda la comida sobre sus proyectos musicales, de conciertos y giras y de chicas.
En Barcelona…
Cuando Adela volvió, todas desayunaron con tranquilidad y en silencio. Marta miraba a Paula y Paula le devolvía la mirada y terminaban ambas sonriendo.
-¿SE PUEDE SABER QUÉ OS PASA? ¿QUÉ ES ESO TAN GRACIOSO?- preguntó Elbe.
Marta respiró hondo, sin dejar de sonreír. Iba a decirlo.
-Chicas, ¡NOS VAMOS A LONDRES!