Translate

8 feb. 2013

Capitulo 30 Reflejos


Al día siguiente…
Ya había amanecido. Los primeros rayos de Sol iluminaban el bosque. Se miró el reloj, eran las 8:00h llegaba tarde. Decidió tomar el camino que atravesaba el bosque, para poder llegar lo antes posible.
Conducía deprisa. El camino estaba embarrado y lleno de piedras. El todoterreno se tambaleaba y el volante giraba sin cesar de lado a lado. Perdió el control del coche, saliéndose del camino y hundiendo el coche contra un árbol.
Se quedó inmóvil, con la cabeza sobre el volante, a causa del fuerte golpe. Cuando levantó la vista vio que salía humo del capó. Levantó la cabeza e hizo una mueca de dolor. Se llevó la mano a la sien y se la manchó de sangre. Miró a su alrededor desconcertada e intentó salir del coche.
La puerta no se abría, se había quedado cerrada por el golpe. La golpeó una y otra vez y finalmente salió disparada del coche cayendo al suelo cubierto de hojas secas, ramas, barro y piedras. Levantó la cabeza.
Unas horas más tarde…
Zayn estaba solo en casa. Los demás se habían ido y él se había quedado mirando la tele. Estaba sentado en el sofá con los pies sobre la mesa, cantando la canción que en aquellos momentos aparecía en el canal de videoclips. Cogió una chocolatina que había sobre la mesa y se la comió. De pronto sonó el timbre. Se levantó perezosamente, pero no fue a abrir.
-Tenéis llaves, podéis entrar.-gritó desde la cocina, a la cual se había dirigido para tirar el envoltorio de la chocolatina. El timbré volvió a sonar. Rebufó mientras maldecía y fue a abrir.
En esos momentos en Barcelona…
El mensaje de Liam le había dado que pensar. Tenía ganas de volver a verle a él y a los chicos. Estaba mirando cuándo poder hacer una escapada a Londres cuando Paula la sorprendió.
-¿Qué haces?-le preguntó. Marta cerró su agenda de golpe y apartó el catálogo de viajes.- A mi no me engañas. ¿A ver, que estabas haciendo?-dijo intentándole coger la agenda. Ella se lo impidió.
-Vale, a ver, estoy mirando haber si encuentro unos días y unos vuelos baratos para poder hacer una escapada a Londres.
-¡Ala! Yo también quiero, por favor, ¿eh?-dijo alzando la mano derecha y poniéndose seria. Marta soltó una carcajada.- ¿Y para cuándo lo tienes pensado?-Marta volvió a abrir la agenda en busca de algunos días libres.
-Pues no sé, todavía no he encontrado nada…-dijo mientras pasaba las páginas.
-Ep, aquí.-dijo Paula de pronto, señalando una página. Marta la miró y ambas sonrieron.
Mientras en una casa Londres…
Frente a él se encontraba una chica. No la conocía de nada, y no parecía que estuviera allí por casualidad. Llevaba toda la cara rasgada y cubierta de arañazos, de la sien le caía un hilo de sangre seca y llevaba la ropa cubierta de barro. Parecía mareada. No pasaron ni tres segundos y la chica se desplomó, pero Zayn la sostuvo entre sus brazos antes de que ésta cayera. No sabía qué hacer, tenía que ayudarla. La cogió en brazos, entró en la casa y cerró la puerta con el pie. La tumbó en el sofá y miró su rostro. Tenía unas facciones hermosas. Sus labios eran sensuales y carnosos, su nariz chiquitita, sus pestañas largas y su cabella enmarañado era de un color castaño claro. Le dolió verla en aquel estado, así que le limpió las heridas de la cara. ¿Qué le habría podido pasar?
En otro lugar…
Siempre tomaban el camino del bosque para volver a casa, era el más corto. Llevaban la música a todo volumen y cantaban gritando. Louis conducía y hacía caras por el espejo retrovisor, Harry y Niall, que iban detrás las veían y se reían y Liam lo miraba extrañado con una sonrisa en la cara desde el asiento del copiloto. En ese momento sonaba “Call me maybe” de Carly Rae Jepsen. Reían y cantaban hasta que Louis vio un coche accidentado y disminuyó la velocidad. Tenía todo el capó destrozado. ¿Habría alguien herido?
-Para, para, Louis.-le dijo Harry dándole golpecitos en el asiento. Cuando paró, Harry salió corriendo hacia el coche y miró si había alguien dentro. Todos salieron  tras él. Pegaron las manos sobre el cristal para evitar los reflejos y poder ver bien el interior.
-No hay nadie.-dijo Niall apartándose del coche.
-¿Qué ha podido pasar?-preguntó Liam.
-No lo sé, pero si el conductor ha salido de aquí por su propio pie, no debe de estar muy lejos.-dijo Louis. Volvieron al coche y se fueron. Harry no apartó la mirada del coche hasta que desapareció de su vista. Pasaron el resto del camino callados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario