Translate

4 feb. 2013

Capitulo 27 La canción


En esos momentos en una casa de Barcelona…
¿Por qué cuando se sonrojaba se veía tan tierno?
-Enséñame la canción.-le dijo Alejandra exhausta.
-Eso, eso, que yo también quiero escucharla.-dijo Marta indignada.
Niall se levantó del sofá sin decir nada. Liam miró a la cámara y vio que Alejandra y Marta le miraban sin entender. Él se encogió de hombros haciéndoles saber que él tampoco entendía nada.
Al cabo de un rato Niall volvió con la guitarra. Miró a la cámara y sonrió tímidamente.
-Va por ti Alex, te quiero.-Alex le sonrió y Niall miró la guitarra mientras empezaba a tocar las primeras notas. Cuando empezó a cantar la miró a los ojos. Su mirada congeló a Alejandra a través de la cámara. Marta y Liam compartían miradas y sonreían mientras él movía la pierna al ritmo de la música.
Las dos se quedaron embobadas mirándoles y escuchando la canción. No podían creerse que les estuviera pasando aquello. ¿Niall había escrito una canción y ellas eran las primeras en escucharla y además esa canción iba dedicada a Alejandra? Necesitaban un buen pellizco para salir de aquel maravilloso sueño. A Alejandra le brillaban los ojos mientras sonreía. Cuando Niall empezó a cantar el estribillo, ella se llevó la mano al pecho. Había felicidad y emoción en sus ojos, un conjunto de cosas buenas que hacían sentirla la chica más afortunada del mundo.
Entonces sus ojos se empañaron y una lágrima resbaló por su mejilla. Niall paró y se acercó a la cámara. ¿Estaba llorando? ¿Por qué, no le gustaba?
-¿Qué te pasa?-le preguntó preocupado.
-Nada, tonto, que me emocionas.-respondió mientras se secaba las lágrimas.- Continua.
Él siguió cantando la segunda parte de la canción y su significado hizo que Alejandra sonriera, él al verla sonreír también sonrió.
Cuando cantó el estribillo por segunda vez se le unió la voz de Liam. Niall lo miró y él sonrió. Le devolvió la sonrisa y se volvió para mirar la pantalla. Que bonitas quedaban las dos voces juntas.
Cuando terminó Alex y Marta empezaron a aplaudir y a silbar. Niall sonrió orgulloso y Liam le dio una palmada en la espalda.
-Es genial, Niall.-le dijo Marta.-Felicidades, eres un genio.-él hizo un gesto de agradecimiento con la cabeza y miró a Alejandra.
-¿Qué te ha parecido?-le preguntó.
-¿Que qué me ha parecido? ¿A mí me lo preguntas? –dijo seria, luego sonrió y añadió.- Es fantástica “Mi vida, mi alma, mi amor”-dijo imitándolo en ese trozo de la canción. Marta, Liam y Niall rieron.
-Me alegro de que te guste, sabes que tu opinión es muy importante para mí, además si va dedicada a ti creo que debería adaptarse a tu gusto.-dijo sonriendo.
-Y lo has conseguido, Niall. Has conseguido emocionarme, me has hecho…-no encontraba las palabras para decírselo.- Oh, Dios.-dijo secándose las lágrimas que volvían a resbalarle por las mejillas.-… me has hecho sentir la mejor chica del mundo. Te quiero.
Mientras en una habitación de esa misma casa…
Adela encendió la luz de la mesita, después de escuchar aquellos aplausos y silbidos. Levantó la cabeza y miró hacia la cama de Marta, vacía.
-¿Qué pasa?-preguntó levantándose. Se calzó y se dirigió a la puerta. Cuando salió al pasillo se encontró con Paula y Elbe, que tenían cara de sueño.- ¿Qué pasa?- preguntó de nuevo. Las dos se encogieron de hombros luego miraron hacia el salón, de dónde provenían voces y una luz.
En ese momento en una habitación de una casa de Londres…
La música lo despertó. Miró hacia la puerta sin encender la luz. Por debajo de esta entraba un hilo de luz. Se despegó de las sabanas y salió de su cuarto. Se escuchaban voces, risas y música. Avanzó por el pasillo estregándose los ojos y se encontró con Louis y Zayn que también se habían despertado.
-¿Qué pasa?-preguntó Louis bostezando. Llegaron al salón y vieron los culpables del escándalo.- ¿Qué hacéis despiertos a estas horas?-les preguntó a Liam y a Niall, estregándose los ojos. Luego se acercó y vio a Marta y a Alejandra en la pantalla del ordenador.- Hola chicas.-saludó con una sonrisa.
-Estáis locos… mira que chateando a estas horas.-dijo Zayn soltando una risita irónica.
-Cambiando de tema, he escuchado música… ¿sí, no? ¿Estabais tocando o lo he soñado?- preguntó Harry que no parecía estar muy despierto.
-¡SÍ! No lo has soñado Harry.-exclamaron las voces de las chicas desde los altavoces del portátil.
-Niall ha escrito una canción y se la estábamos cantando a ella.-dijo Liam sonriente y satisfecho, poniendo su mano sobre el hombro de Niall.
-¡¿Antes a ellas que a nosotros?!-exclamó Zayn llevándose la mano a la boca.- Esta me la guardo.-bromeó indignándose. Todos lo miraron.- Era broma.
En el salón de una casa de Barcelona…
Las voces cada vez se escuchaban más cercanas y ahora había más de cuatro personas hablando. Paula se acercó al sofá dónde estaban Marta y Alejandra y miró la pantalla.
-¿Quién es?-preguntó Louis al verla aparecer en la pantalla.
-¿Quiénes son?-rectificó Harry a ver que no era una sino tres personas las que estaban allí.
Marta y Alejandra se volvieron y las miraron.
-Ellas son Paula, Adela y Elbe.-dijo Alejandra señalándolas.
-Chicas ellos son… bueno… ellos.-dijo Marta con una sonrisa tímida. Sabían perfectamente quiénes eran, hablaban de ellos días sí y día también. Eran su obsesión y llevaban ya mucho tiempo hablando de ellos.
-Hola, ¿Qué tal?-preguntaron en español.
-Zombis, gracias.-respondió Elbe. Ellos rieron. Marta miró a la cámara y soltó una risita. Elbe no tenía remedio.
-¿Las habéis despertado?-les pregunto Liam a Marta y a Alejandra.
-Pues igual que vosotros a nosotros.-reclamó Harry.
-No nos dejan dormir, ¿verdad, Harry?-le dijo Adela acercándose a la cámara. Él se acercó al escuchar su nombre.
-No.-rió.- Sobretodo Niall con la guitarrita.- este le lanzó una mirada asesina y Adela soltó una carcajada.- Si las miradas matasen estaría incinerado.
-Antes has dicho que Niall ha escrito una canción… quiero escucharla.- dijo Paula, la cual había escuchado casi todo.
-Mira Niall, ya tienes a tú público impaciente.-le dijo Louis sonriendo.- De paso nos la cantas también a nosotros. Creo que estamos en nuestro derecho a escucharla si luego vamos a cantarla…-dijo cruzándose de brazos.
-Eso de cantarla…-dijo mirándole con una sonrisa vacilona.- Me lo tendré que pensar.- cogió de nuevo la guitarra. Rebufó y volvió a tocar y a cantar la canción.
A Alejandra se le puso la piel de gallina. Pensar que aquella canción tan maravillosa iba dedicada a ella… no se cansaría de escucharla jamás.
Al cabo de un rato…
Se despidieron. Aunque no tenían demasiado sueño se fueron a dormir. Era tarde.
-Mañana no habrá un Dios que os levante.-dijo Marta tratando de que todos se fueran a dormir- Va todos a la cama.
Todos se fueron excepto Liam, que se sentó de nuevo después de cerrar la puerta del salón. Sonrió.
-Tú también, Liam.-le dijo Marta. Su sonrisa se desvaneció y agachó la cabeza. Luego volvió a mirarla sonriendo.
-Está bien. Buenas noches, o días, como quieras.-dijo mirando el reloj. Eran las 6:30.
-Buenas noches Liam.-le deseó. Ambos sonrieron.
-Espera, espera, espera un momento.-dijo Liam justo antes de que Marta cerrara sesión. Él se quedó mirando la pantalla, deseando que no se hubiera ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario