Translate

11 ene. 2013

Capitulo 11 ¿Celos?


Minutos después…
Caminaban el uno al lado del otro, contándose algunas cosas que les hacían sonreír. Niall tenía las manos en los bolsillos del pantalón.
-¿Sabes qué es lo que más me gustó de ti cuándo te vi por primera vez en aquel concierto?-le preguntó.
-¿Qué?-le preguntó Alejandra.
-La cara que pusiste cuando te señalé.-rió.- Tu reacción fue genial. Alejandra también rió.
Ambos pasearon durante un buen rato por la orilla del lago. Entonces él cogió una piedra y la lanzó al agua, ésta rebotó varias veces y finalmente se sumergió en las profundidades.
Era una noche preciosa. La luna bañaba el paisaje con su luz y las estrellas brillaban como nunca. Niall se quedó mirando el reflejo de la luna en el agua.
-¿Tranquila noche, no? Tenía ganas de estirar las piernas.-le dijo ella deteniéndose a mirar las estrellas. Él le sonrió.
La noche, la luna, las estrellas, ella y él… ¿Había algo mejor?
Mientras en las casa…
Seguía mirando por la ventana. Les había visto desaparecer hacía unos minutos, pero seguía mirando. Louis no dejaba de preguntarse si Niall y él sentían lo mismo por la misma persona. Los celos le estaban jugando una mala pasada.
-¿Qué te pasa, Louis?-le preguntó una voz que le hizo volver a la realidad.
-Am… nada.-le contestó a Harry. Luego miró a Marta y esta le devolvió la mirada, sabía perfectamente que le pasaba y a pesar de que eran dos de sus mejores amigos, la idea de dejar a Niall y Alejandra solo le daba escalofríos.
Además, ya se estaba cansando de llevar aquellas muletas y eso que no llevaba con ellas ni 42 horas. Respiró hondo y suspiro.
-Creo que me voy a ir a dormir.-anunció este, aunque no tenía sueño. Se levantó del sofá y echó un último vistazo a la ventana antes de irse a su habitación
Mientras tanto en la habitación de al lado…
Tenía ganas de irse de compras navideñas. Faltaban tan apenas 2 días para noche buena y el cumpleaños de Louis y todavía no tenía nada que regalarles a los chicos ni a ellas dos. Se volvió hacia la puerta cuando la escuchó.
-¿Qué haces?-le preguntó Marta. Éste le sonrió.
-Estaba pensando en los regalos de Navidad…-suspiró.- Aún no tengo nada, creo que mañana por la mañana iré a comprarlos… ¿Querrás acompañarme?- le preguntó. Ella hizo como si se lo estuviera pensando.
-Vale, además quiero regalarle algo a Louis por su cumpleaños, últimamente se le ve muy desanimado…-dijo ella.- ¿Tienes alguna idea de que le podría comprar?
Él se encogió de hombros.
-Hay tantas cosas que le puedes comprar a Louis.-rió Liam que se había tumbado en la cama.
-Seguro que hay duermes mejor que en el suelo.-dijo Marta riéndose.
-Calla, que me duele un montón la espalda.-rió el también.- ¿Quieres tumbarte un rato?-la invitó. Ella se acercó y se tumbó a su lado.
Mientras Zayn y Harry…
Estaban en el salón encendiendo el fuego mientras hablaban de lo raro que estaba Louis.
-Está como ausente y de mal humor…-dijo Harry.
-No es Louis, está claro que le pasa algo.- coincidió Zayn.
Se sentaron sobre la alfombra y allí estuvieron un rato hablando, sin pasar frío. Cuando entraron Alejandra y Niall, éste corrió hacia la chimenea y se sentó junto a Harry y Zayn. Al ver que los dos lo miraban él dijo:
-Hace mucho frío fuera.- dijo mientras se calentaba las manos.
Alejandra se quitó la bufanda, el gorro y la chaqueta y se dirigió a ellos.
-¿Y los demás?-les preguntó.
-Louis, se ha ido a dormir…-dijo Harry.- Está muy raro.
-Y Liam y Marta ni idea.-añadió Zayn.
Minutos antes en la habitación de Liam…
Estuvieron hablando durante un buen rato sobre muchas cosas y nada a la vez hasta que se acabaron durmiendo.
Alejandra, que les estaba buscando, abrió un poco la puerta y tras verles dormidos sonrió y la volvió a cerrar lentamente para no hacer ruido.
Luego se quedó mirando la puerta de la habitación de Louis. No se creía que se hubiera ido a dormir, sabía que estaría despierto. Puso la mano sobre el pomo de la puerta y lo giró un poco.
Mientras en el interior de la habitación de Louis…
Había escuchado su voz y supuso que ella y Niall ya estaban en casa. Luego escuchó unos pasos en el pasillo y después de un rato el pomo de su puerta giró, pero no lo hizo del todo. Tenía la esperanza de que viniera a hablar con él y que le pudiera explicar lo que le pasaba, pero no entró. Vio su sombra bajo la puerta, y la vio desaparecer mientras escuchaba sus pasos alejarse. Volvió a suspirar. Cada vez se sentía peor, y a veces deseaba que ella no hubiese ido. Luego se golpeaba la cabeza y se decía a sí mismo que era idiota por pensar eso. Estaba encantado de que estuviera ella allí, pero quizás los planes no le iban como lo había planeado.
En el salón…
-¿Les has encontrado?-le preguntó Niall a Alejandra sonriendo cuándo esta volvió al salón.
-Se han quedado fritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario