Translate

7 ene. 2013

Capitulo 7 El tiempo perdido


Un día después…
Habían pasado el día hablando riendo, recuperando el tiempo de aquellos doce años perdidos. Ellas pensaban que lo sabían todo de ellos, ya que eran sus ídolos, pero había muchas cosas que no sabían.
Estaban sentados en los sofás, contemplando el fuego que se consumía en la chimenea mientras contaban cosas que nadie sabía sobre ellos mismos.
El tiempo que habían pasado juntos, desde el reencuentro, había sido el suficiente para cogerse cariño. Louis y Liam se habían convertido en sus mejores amigos. Se pasaron una tarde recordando cosas del campamento mientras miraban el álbum de fotos que la madre de Louis le había regalado por su cumpleaños el año anterior. Ambos se sonrojaron cuando Alejandra contó lo de las margaritas, aunque ellas no sabían bien lo que significaba.
-Me encantaría repetir ese verano.-dijo Louis estirándose.-Pero también con los chicos. ¿Por cierto, dónde se han metido?- preguntó.
-Creo que se han ido a dar una vuelta con las bicis.-dijo Marta.
-Vaya… que ganas.-dijo Alejandra frotándose los brazos de frío.
-¡Si hace un día precioso!-dijo Louis, al cual le entraron ganas de ir también con la bici.- No hace tanto frío, venga, vamos.- cogió a Alejandra del brazo y la levantó del sofá.
Cogieron abrigos y Marta cogió su gorra. Salieron al exterior y fueron a por las bicis.
Mientras en el bosque…
Niall, Harry y Zayn habían parado en un claro del bosque y estaban sentados en el suelo, cubierto de hojas,  disfrutando de la tranquilidad que allí habitaba.
-¿Qué buen día hace hoy, no?-dijo Harry tumbándose al sol con los brazos detrás la cabeza. Zayn y Niall lo imitaron sin contestar. Pasaron un buen rato mirando el cielo azul y escuchando el cantar de los pájaros.
-¿Sabéis? Creo que estas van a ser las mejores Navidades de toda mi vida.-dijo Niall apoyándose con los brazos echados hacia atrás.
-¿Y eso por qué?-le preguntó Zayn levantando la cabeza para mirarle.
-Simplemente es un presentimiento.-mintió Niall sonriendo, luego se volvió a tumbar y se sumergió en sus pensamientos.
Después de algunas horas…
Volvieron todos a casa mientras el Sol caía entre las montañas. Era la hora de merendar y sus tripas rugían. Zayn y Liam prepararon chocolate caliente y frieron los churros. Niall se pasaba de vez en cuando por la cocina atraído por el olor y se quedaba observando la comida. Harry, Louis, Alejandra y Marta se quedaron viendo la enorme tele que había en el salón.
-¡Qué bien huele!-gritó Louis al llegarle el olor de los churros. Luego apareció Niall comiéndose uno que parecía estar crujiente.
-Saben mejor.-le dijo dándole el último mordisco y sacudiéndose las manos.
-¡Niall! Guarda algo para los demás, ¿no?-le dijo Harry con tono serio. Él rio y se volvió a la cocina.
Una hora más tarde, después de merendar…
-Bueno… ¿ahora qué hacemos?-preguntó Zayn.
-A mi me apetece mucho cantar.-dijo Alejandra. Todos la miraron.- ¿Tenéis algún SING STAR?
-Sí, tenemos una PS3 en el salón de juegos.-dijo Harry. Marta se quedó boquiabierta.
-¿Tenéis salón de juegos y os preguntáis que hacer?-preguntó sin dar crédito. Ellos se miraron, luego volvieron la vista hacia ella y afirmaron. Marta se llevó una mano a la frente.- ¿Y qué más tenéis?, ¿Un billar?-afirmaron.- ¿Un futbolín?-afirmaron.- ¿Una PS3? No, espera eso ya lo he dicho.-dijo pensando en qué más podría tener aquel salón al que estaba deseando ir.- ¿Una bolera?-todos rieron.
-No, de momento no tenemos bolera.-dijo Liam.-Pero hay una a 5 minutos de aquí.
-No, da igual, si le apetece cantar al SING STAR, adelante, yo te reto.-le dijo Louis levantándose del sofá, mirando a Alejandra con una sonrisa. Él le estrechó la mano.- Vayamos al sótano.-dijo como si se tratara de un reto.
Se adentraron al pasillo con las luces apagadas, para hacerlo más intrigante. Al fondo a la izquierda estaban las escaleras. Louis iba primero, bajaba las escaleras como si no quisiera hacer ruido, cuando éstas se acabaron…
-Shhh, esperad aquí.-dijo Louis en susurro.
-¿Qué está haciendo?-dijo Zayn. Se escuchó a Louis mandándolo callar. No veían nada.- Va, Louis, enciende las luces, ya… no aguanto tanta oscuridad… me da miedo, ¿recuerdas?
No se escuchaba nada, solo el sonido de sus respiraciones y el ruido que hacia Louis chocándose con las cosas.
-¡Louis, quieres dejarlo ya!-le dijo Marta.
-Esperad, ya casi he llegado.-dijo él. Se habrían mirado extrañados, tras el comentario de Louis, si no fuera porque no se veían. Entonces se encendieron las luces.- ¡Tachán! Bienvenidas al salón de juegos.
El salón era enorme. Las paredes no eran de madera como las del salón, sino de piedra, parecía hacer más frío allí, había otra chimenea allí, al lado del billar. Al lado izquierdo de las escaleras había un par de futbolines y al lado derecho un billar, al fondo, dónde se encontraba Louis había un sofá y una tele enorme, en efecto la PS3 estaba debajo. Luego en una esquina, al lado del televisor había un ordenador conectado a ésta. Y en la otra esquina había un enorme árbol de Navidad, perfectamente decorado.
-¡Wow!-exclamaron las gemelas boquiabiertas.
-Bueno, parece que les gusta.-dijo Harry irónico.
Louis encendió la PS3 e insertó el juego. Cogió el mando rojo y el mando azul se lo tendió a Alejandra. Cuando salió la pantalla de elección de canción, Louis le pregunto:
-¿Cuál quieres?-dijo pasándolas rápidamente.
-¿Cuáles hay?-le preguntó ya que no le dejaba verlas.- ¿Hay alguna vuestra?
-Sí, algunas… Está la de…Live while we’re young-pensó- y creo que también está la de What makes you beautiful.
-Me decanto por la de Live while we’re Young
-OK. ¿Duelo o Dueto?
Alejandra le miró con competitividad.
-Duelo.-añadió. Los demás hicieron ruidos. Louis sonrió.
-Está bien, mucha suerte.-y comenzó la batalla. Los demás se sentaron en el sofá y en unos pufs, mirándoles. La batalla parecía estar reñida, cada vez que Louis le sacaba ventaja en puntos, Alejandra le miraba con odio hasta que ésta le ganaba y entonces era Louis quien la miraba mal.
Una vez finalizada la batalla, Alejandra se puso a dar saltos gritando:
-¡Toma! He ganado.-y le hacía burlas a Louis que parecía decepcionado con él mismo y orgulloso de que su oponente cantase tan bien.
-Cantas muy bien.-le dijo Zayn a Alejandra, ella sonrió mientras le decía gracias un poco sonrojada.
-No sé yo… ganar a Louis es muy fácil.-dijo Niall. Alejandra y Louis lo miraron con odio.- En fin… te hecho una batalla.-le ofreció el micro de nuevo a Alejandra.- Yo elijo canción.- sonrió mientras le arrebataba el mando a Louis y miraba las canciones.- Esta no… esta tampoco…-siguió pasando y se paró en una, miró a Alejandra.- ¿Qué te parece esta?
-Me parece bien, aunque no me la sé muy bien…
-¡Pero si salen las letras!- exclamó él para indicarle de que no era excusa. Ella suspiró y cedió. Se aclararon la garganta a la vez que sonaban las primeras notas de I’m yours.
La batalla estuvo incluso más reñida que la anterior. Iban empate cuando a Alejandra le tocó cantar la última parte, por lo tanto…
-Y… GANA ALEJANDRA.-gritó Louis levantando el brazo de ésta como si se tratara de una lucha.
-Eh, eh, por muy poco, ¿eh?-dijo señalando la pantalla. Tan solo le separaban 25 puntos.
Se pasaron el resto de la tarde cantando, jugando al futbolín y al billar, luego se sentaron, ya que habían gastado demasiada energía.
-¿Sabéis? Pues no cantáis nada mal.-dijo Liam.
-¿Es un cumplido?-le preguntó Marta con una sonrisa.
-No, es la verdad. ¿No os habéis planteado nunca de formar un grupo o algo?
-Sería muy fácil si no tuviera pánico escénico.-dijo Alejandra soltando una risa.- ¿Y vosotros no os habéis planteado nunca tener una chica en la banda?-preguntó devolviéndole la pregunta.
-Bueno… creo que no sería buena idea, acabaríamos peleándonos por ella.-dijo Harry entre risas.
Pasados unos minutos, ya en el piso de arriba…
Hacía rato que estaban en el salón, tumbados en el sofá enfrente de la chimenea. Todos se habían dormidos, todos menos Marta que se había levantado a cerrar la ventana. Se frotó el jersey con las manos para entrar en calor.
-¿Qué haces?-le preguntó Liam que se había despertado. Ella sonrió y se dirigió a él cuando éste le propuso, con la mano, sentarse a su lado. Se acurrucó con la cabeza sobre su hombro mientras él le acariciaba el pelo.
-Me lo he pasado genial hoy.-le dijo Marta casi en susurro. Liam la miró y la besó en la frente. Luego ella lo rodeó con su brazo y cerró los ojos. Él apoyó su cabeza en la suya y se durmió mientras observaba como el fuego iba consumiéndose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario