Translate

5 ene. 2013

Capitulo 6 All I want for Christmas is you


Meses después, en Londres, un día frio…
Marta y Alejandra avanzaban por el aeropuerto arrastrando sus maletas, mirando a su alrededor en busca de los chicos, pero no les vieron por ninguna parte. Se pararon y soltaron las maletas.
-No puede ser, prometieron que vendrían a buscarnos.-dijo Marta girando la cabeza a izquierda y derecha.
Entonces escucharon una voz que les llamaba y ambas sonrieron y se giraron.
En el mismo aeropuerto minutos antes…
-¿Ya viene con retraso?- preguntó Liam mirando el reloj impaciente. Louis miró a su alrededor
-¡No, ahí llegan!-dijo con una sonrisa.
Las vieron desde lejos, buscándolos con la mirada. Iban abrigadísimas, ya que afuera hacía frío. Llevaban puesta una gorra a cuadros que les quedaba muy bien. Marta llevaba dos trenzas y Alejandra el cabello suelto, como siempre. Arrastraban las maletas sin saber a dónde ir, buscándoles. Entonces Liam las llamó y ambas se giraron sonriendo.
Tanto ellas como ellos corrieron a su encuentro y se abrazaron. Liam rodeó la cintura de Marta y la levantó, Louis abrazó fuerte a Alejandra mientras le decía:
-Que ganas tenía de verte, pequeña.
Luego todos se fundieron en un abrazo colectivo. Después de tan emotivo encuentro Liam y Niall se ofrecieron para llevarles las maletas hasta el coche. Subieron y se pusieron de camino a la que iba a ser su casa de vacaciones.
-¿Y cómo es?-preguntó Alejandra refiriéndose a la casa.
-Oh, os va a encantar tiene una gran chimenea.-dijo Liam mirándolas por el espejo retrovisor, ya que era el que conducía.
-Y tiene unas vistas preciosas.-dijo Niall emocionado.
-Sí, os va encantar, es calentita.-dijo Louis sonriendo desde el lugar del copiloto.
Se quedaron un rato en silencio, el cuál Marta decidió romper al cabo de unos minutos.
-¿Nos echabais de menos?
Ella miró hacia el espejo retrovisor y vio reflejarse la sonrisa de Liam.
-Eso ni se pregunta.-dijo.
-Nosotras también teníamos ganas de veros, nos prometisteis que nos veríamos pronto, ¿eh, Niall?- dijo Alejandra dirigiéndose a éste con los ojos entrecerrados.
-¿Por qué me miras así?-dijo algo asustado.-Yo lo dije por animar, además ya estamos juntos, ¿no? ¿Qué importa lo que dije?-estiró el brazo y la rodeó. Ambos rieron.
Entonces sonó Live while we’re Young y Zayn y Harry se pusieron a cantar, los demás les siguieron.
Cuando vieron que Liam frenaba poco a poco Alejandra y Marta miraron por la ventanilla.
-¡Wow! Con que esta va a ser nuestra casa de vacaciones…-dijo Marta.
-¡Qué bien! Me encanta.-dijo Alejandra saliendo del coche y mirando la casa desde fuera. Niall la cogió de la mano.
-Te enseñaré algo que es aun más bonito que la casa.-le dijo sonriéndole y haciéndole un gesto para que le siguiera.
Liam se acercó a Marta que miraba la casa desde el jardín.
-Bueno, ¿qué te parece?-le preguntó con las manos en los bolsillos.
-Es preciosa…-dijo ella impresionada.- Estoy deseando saber cómo es por dentro.-corrió hacia el porche y abrió la puerta. Liam la siguió de cerca.
El salón se veía cálido y acogedor. Era una enorme sala con paredes de madera, junto a la chimenea había dos sofás grandes, uno de cuatro plazas y otro de tres, luego había una butaca. En una pared había una estantería enorme llena de libros. En una parte del salón había una mesa grande con unas sillas muy rústicas y la lámpara era preciosa. Bajo los sofás y la mesita de té, que había junto a la chimenea, había una enorme alfombra.
-Muy acogedor.-dijo Marta dándose una vuelta por el cuarto.- Muy rústico, me encanta, parece una de esas casas del Pirineo, que aunque haga frío fuera te da un calor especial.- Liam se puso la mano bajo la barbilla, pensativo.- ¿Qué piensas?-le preguntó.
-Nada, me encanta que te encante.- encogió los hombros mientras mostraba una gran sonrisa. Harry y Zayn entraron con las maletas.
-Sí, gracias, tranquilos, puedo yo solo.- dijo Harry mirándoles.
-¿Necesitas ayuda?-le preguntó Liam volviéndose hacia él.
-No, no, que va, tú sigue enseñándole la casa a Marta. Por cierto, ¿dónde dejamos las maletas?-dijo Zayn soltándola.
-En sus cuartos.-dijo Liam.
Se escuchó la voz de Harry al final del pasillo.
-¡Dios! ¿Pero que llevan en estas maletas? ¿Un muerto?-preguntó sacando la lengua de cansancio.
-Mmm… no, solo lo necesario para pasar las Navidades.-contestó Marta insinuando que lo que llevaban era poco.
-Ja, se parece a uno que me sé yo.-rió Liam refiriéndose a Harry.
-¿A mí?-se extrañó él.
-Sí, tus maletas también pesan, lo que pasa es que no las sientes porque no las llevas.-dijo Zayn de acuerdo con Liam.
-Bueno…-Liam dio una palmada.- ¿Quieres que te enseñe el resto de la casa?-le preguntó. Ella afirmó.
Mientras en el exterior…
-Es bonito, ¿a qué sí?-le preguntó Niall a Alejandra mirándola.
-Sí, Niall, es precioso.-ésta se volvió hacia él. Se notaba cierto nerviosismo en el ambiente. De repente se escuchó la voz de Louis.
-Bueno, será mejor que nos vayamos,- le dijo Niall.- y escucha…-se acercó a su oído.- no le enseñes este sitio a nadie, será nuestro lugar secreto.-se apartó y la miró con una sonrisa, luego la besó en la mejilla.
Cuando se encontraron con Louis…
-Así que os quedáis a pasar las Navidades aquí, ¿no?-le preguntó Louis a Alejandra.
-¡Sí!-exclamó.-No veas las ganas que tenía de pasar unas vacaciones navideñas fuera de casa. Aunque no me imaginaba que fueran a ser con vosotros.
Las sonrisas de Niall y Louis se desvanecieron. Ella al verles añadió:
-Quiero decir, que era como imposible para mí, estar aquí con vosotros es lo mejor que me ha pasado.
-¿Seguro que lo mejor que te ha pasado no fue que coincidiéramos en aquel campamento?-le preguntó Louis con una sonrisa picarona.
-Bueno, tal vez todo esto se lo deba al campamento.-se encogió de hombros y rió, luego se frotó los brazos con el jersey.
-¿Tienes frío?-le preguntó Niall el cual la vio tiritar hacia unos minutos.
-Bueno… un poco. Tal vez no esté acostumbrada.-dijo sonriendo. Niall se quitó la chaqueta y se la puso sobre los hombros. -¿Qué haces loco?
-No quiero que cojas ningún resfriado.- Ella se la quitó y se la devolvió.- ¡Encima de que te protejo de los virus!- se detuvo y la miró indignado. Luego le tendió de nuevo la chaqueta.- Más te vale cogerla.- le dijo arqueando una ceja. Ella acabó cediendo y se puso la chaqueta.
-Venga chicos, una carrera hasta casa.-dijo Louis animado. Los tres empezaron a correr campo a través entre risas. –El primero que toque la barandilla del porche gana.- dijo sin dejar de correr. Llegaron agotados y ninguno se acordó de tocar la barandilla. Abrieron la puerta y se tumbaron en los sofás.
-Me va el corazón a mil por hora.-dijo Niall casi ahogándose con sus palabras.
-Pero seguro que se os ha pasado el frio.-rio Louis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario